Estamos viviendo una situación de gran incertidumbre desde que llegó a nuestras ciudades el COVID-19. Todos nos sentimos muy vulnerables ante esta situación. Pero, debemos tener en cuenta que son especialmente vulnerables aquellas personas que previamente sufrían problemas de salud mental como son los afectados de TOC.

En concreto, como era de esperar, hemos observado un nivel de malestar mayor en aquellos afectados cuyo tipo de TOC está relacionado con la contaminación o la limpieza.

Entendemos que estar en casa en una situación de confinamiento puede disparar muchos conflictos. Esto es algo que todos estamos experimentando . Es lógico que suceda. Al pasar más tiempo juntos, aumenta la probabilidad de que surjan desencuentros con nuestros familiares.

En las familias en las que hay afectados de TOC es aún más probable que en casa estén surgiendo tensiones, malos entendidos o discusiones. Es normal, la mayoría de afectados de TOC se encuentran lidiando con emociones muy intensas. Y, sobre todo, con una ansiedad más alta de lo normal.

Ante este estado de alarma, los miedos o pensamientos obsesivos de muchos afectados de TOC se han disparado. Y esto hace, como sabemos, que aumente la frecuencia de las compulsiones. Entendemos que todo esto más el añadido de no poder salir de casa, puede favorecer que el ambiente en casa no sea el más idóneo.

Pero, no debemos dejar caer todo el peso de lo que pasa en casa sobre el afectado de TOC. Todos estamos más nerviosos de lo normal. Toda nuestra rutina se ha puesto patas arriba. Estamos viviendo un momento de mucha emoción e incertidumbre. Estamos viendo amenazado el confort del que hemos estado disfrutando hasta ahora. Esto hace que las emociones de todos nosotros estén más que nunca a flor de piel.

Este artículo surge con la idea de brindar a los familiares de afectados de TOC pautas que favorezcan en casa un ambiente de calma, entendimiento y apoyo mutuo.

¿Cómo actuar durante el confinamiento con nuestro familiar afectado de TOC?

  • Mantener en casa un estado de calma y normalidad.

Nuestra casa es ahora el lugar más seguro para todos nosotros. Hemos pasado unas semanas sin salir de casa y, aún nos quedan unas cuantas semanas más. Tenemos la responsabilidad de hacer de nuestra casa un lugar libre de tensiones. Debemos ser generosos y hacer fácil la convivencia en casa durante estas semanas de confinamiento.

Cuidar el ambiente que creamos en casa es imprescindible. No hay nada más contagioso que las emociones. Si estamos tensos, irascibles o preocupados, nuestros familiares detectaran esas emociones y con mucha probabilidad terminarán absorbiéndolas. Esto se debe tener especialmente en cuenta, en aquellas casas en las que alguno de los familiares tiene un problema de salud mental como en el caso de los afectados de TOC.

En la medida de lo posible, tenemos que poner conciencia en la actitud que adoptamos si eso está en nuestras manos.

Dentro de la situación tan alarmante que vivimos, tendremos que crear una burbuja en nuestra casa que nos proteja ya su vez nos permita tener la sensación de normalidad. Evitar en casa los conflictos innecesarios es una de las mejores medicinas que podemos tomar en estos momentos.

  • Ser más flexibles. Entender el momento en el que estamos.

No es el momento de exigir ni imponer nada. Estamos en un estado de alarma. Todo ahora funciona de manera diferente.  Debemos ser más flexibles con nuestro familiar. Entendamos que esto es algo temporal. Es importante que no perdamos el ánimo si observamos un empeoramiento en nuestro familiar. Esto no es una vuelva atrás, tan solo es un paréntesis.

Todo se ha puesto en pausa. Además, el afectado de TOC habrá visto como su terapia psicológica habitual se ha visto interrumpida o ha pasado a ser de manera telemática. Esto genera que el afectado no reciba el soporte psicológico de la misma manera que lo ha estado haciendo hasta ahora.

Ahora la terapia psicológica está más enfocada al apoyo y acompañamiento para sobrellevar esta situación. El foco de la terapia psicológica, en la gran mayoría de los casos, ahora estará puesto en ofrecer a los afectados las herramientas para afrontar esta crisis. Cuando el estado de alarme pase, el afectado de TOC retomará su terapia psicológica habitual. Los pensamientos obsesivos y compulsivos volverán a estar bajo control.

  • No hacer un uso abusivo de la radio o la televisión.

No hagamos del coronavirus el tema principal de nuestro día. Debemos estar informados pero la sobreinformación no nos hace bien. Tenemos que ayudar a nuestro familiar afectado de TOC  a que se mantenga ocupado con actividades que le ayuden a desconectar de sus pensamientos obsesivos.

Estar tan expuesto a las noticias sobre el coronavirus favorecerá que no puedan quitárselo de la cabeza. Su ansiedad se disparará. Y, por tanto, los pensamientos obsesivos cogerán más fuerza.

Es recomendable que animemos a nuestro familiar afectado de TOC a realizar una rutina diaria de deporte. También podemos proponerle realizar diariamente la comida o alguna receta que se sienta motivado para hacer. Hablar con amigos u otros familiares por videollamada también ayudará al afectado de TOC a permanecer lo más desconectado posible de las noticias y de todo lo que pasa fuera de casa. Si tenéis en casa perro sería una buena idea facilitar que el afectado de TOC pueda salir a pasearlo en algún momento del día para que pueda así oxigenarse y aprovechar el paseo para caminar.

  • Evitar los discursos catastrofistas y desalentadores.

Los pensamientos obsesivos se alimentan de la vulnerabilidad del afectado de TOC. Si en casa tenemos un discurso desalentador, catastrofista o desesperanzador terminaremos viendo como el estado de ánimo de nuestro familiar afectado de TOC será cada vez es más bajo.

Entendemos que esta crisis está afectando a todas las familias de una manera u otra. En todos los hogares hay preocupación e incluso cierto miedo por lo que va a pasar en los próximos meses. Pero, es aconsejable no contribuir a hacer la situación más angustiosa de lo que ya es.

Tenemos que comunicarnos y expresar lo que pensamos o sentimos, ¡por supuesto! Pero, a su vez, es importante cuidar el tono que utilizamos, las palabras o el mensaje que queremos trasmitir para no desmoralizar a las personas que tenemos a nuestro alrededor.

Los pensamientos obsesivos se hacen más fuertes si el estado de ánimo decae. ¡Cuidemos lo que decimos y el cómo lo decimos!

  • No señalar ni exigir que deje de compulsionar.

No tenemos demasiadas distracciones o vías de escape en estas semanas de cuarentena. Todos tenemos en casa momentos de no saber que hacer o incluso de aburrimiento. En estas circunstancias, al no tener muchos distractores, prestamos más atención a lo que pasa dentro de casa.

Por este motivo, es posible que las compulsiones de nuestro familiar sean más visibles para nosotros durante estas semanas.

No necesariamente tiene que haber un empeoramiento de nuestro familiar por esta crisis que estamos viviendo. Es posible que el estar desocupados y pasando tanto tiempo en casa esté haciendo que las compulsiones sean más visibles.

Lo más aconsejable es que no le señalemos las compulsiones que realiza a nuestro familiar. Debemos evitar expresiones del tipo: «¿otra vez te vas a lavar las mano? ¿otra vez vas a limpiar eso? ¿no te das cuenta del tiempo que llevas haciendo eso?».

El afectado de TOC es totalmente consciente de sus compulsiones pero no puede dejar de realizarlas. Señalar sus compulsiones solo aumentará su nivel de ansiedad y, con mucha probabilidad, esto hará que aumente el tiempo que dedica a realizarlas.

  • No ridiculizar las compulsiones que realiza.

Como sabemos, detrás de una compulsión hay una persona que está sufriendo. No podemos olvidar que las conductas repetitivas que conocemos como compulsiones, conductas de seguridad o rituales aparecen para contrarrestar la ansiedad que les genera los pensamientos intrusivos recurrente y persistentes.

Debemos evitar cualquier comentario jocoso o gestos burlescos relacionados con las compulsiones o rituales de nuestro familiar. Esto puede generarles un gran daño y agravar la evolución del trastorno en estas semanas. Ahora, los familiares somos sus principal fuente de apoyo. No debemos fallarles en estar circunstancias tan complicadas que estamos viviendo.

  • Estar disponibles pero evitar compulsionar con ellos.

Es recomendable que estemos disponibles para escuchar, acompañar y ayudar a nuestro familiar afectado de TOC si así lo necesita. Pero, ¡cuidado!, debemos evitar ser partícipes de sus compulsiones.

Caer en la trampa del TOC es muy sencillo. Podemos sentirnos tentados a calmar a nuestro familiar para reducir su nivel de angustia. Pero, esto no es una buena idea. A corto plazo funciona, pero realmente solo estamos alimentando más al TOC si entramos en esta trampa sin salida.

Es posible que el TOC de nuestro familiar pretenda convertirnos en sus rehenes atrapándonos con preguntas del tipo: «¿crees que me habré contagiado de coronavirus?, ¿me voy a contagiar de coronavirus o voy a estar bien?, ¿estoy respirando bien?».

Ante este tipo de preguntas o similares lo mejor es no entrar. Se le puede ofrecer una respuesta del tipo: «esto es mejor que lo hables con tu terapeuta», «si te respondo a esto no te va a hacer ningún bien», «quiero lo mejor para ti y si te respondo a esto solo te voy a perjudicar».

Esto no quiere decir que no podamos estar con ellos y brindarles nuestra ayuda. Pero, la manera de ayudarlos no es respondiendo a estas preguntas. Podemos ayudarlos proponiéndoles hacer alguna actividad en casa para quitar el foco de atención del pensamiento obsesivo.

 

Para más información, os recomendamos leer el artículo que escribimos hace un tiempo: «Pautas para familiares de afectados de TOC: ¿Qué debe y qué no debe hacer la familia».

Sabemos que ahora no tenemos a nuestro alcance los mismos recursos que teníamos antes de la crisis sanitaria. Nos gustaría, a través de los artículos que vamos publicando, compensar la falta de orientación o asesoramiento psicológico que muchos familiares y afectados están sufriendo como consecuencia del confinamiento.

Si tras haber leído este artículo necesitas más información o te ha surgido alguna consulta más concreta que no aparezca reflejada en este artículo, te animamos a contactar con nosotros a través de nuestro formulario de contacto para que podamos responderte.

¡Esto también pasará!