Autoestima: ¿cómo te ves a ti mismo y qué impacto tiene?

Entrada de Blog Psicología sobre Autoestima
¿Qué encontrarás en esta entrada?

«Ser bello significa ser tú mismo. No necesitas ser aceptado por otros. Necesitas aceptarte a ti mismo».

Thich Nhat Hanh

Hablamos de autoestima

La autoestima es un componente esencial de nuestro bienestar emocional y mental, y se refleja en cómo nos vemos a nosotros mismos y en nuestras interacciones con el mundo que nos rodea.

En este artículo, exploraremos qué es la autoestima, cómo se desarrolla y cómo influye en nuestra vida cotidiana. Además, discutiremos las diferencias entre una autoestima alta y baja, y ofreceremos estrategias para mejorarla.

Comprender y fortalecer una autoestima saludable es fundamental para alcanzar una vida más plena y gratificante, ¡te animamos a leer más para tener más información sobre la autoestima!

¿Qué es la autoestima?

La manera en cómo te quieres y cuánto te quieres resumiría de forma muy simplificada qué es la autoestima. Se trata de un constructo psicológico que está en constante evolución y que se encuentra continuamente interaccionando con el mundo, con las situaciones que vivimos y con las personas con las que compartimos experiencias, vínculos, etc.

Son muchos los autores que a lo largo de la historia de la psicología han intentado definir la autoestima. La más aceptada y utilizada es la de Rosenberg (1965). Según este autor, consiste en un sentimiento que tienen las personas hacia sí mismas que puede ser tanto negativo como positivo. Destaca que esta valoración se hace después de hacer una evaluación de las características o cualidades de uno mismo. Rosenberg es uno de los autores más conocidos y diseñó un test para medirla, llamada “Escala de autoestima de Rosenberg”.

Todas las personas poseemos una proyección mental de quiénes somos, cómo lucimos, en qué somos buenos o malos y cómo nos perciben los demás. De esta forma, la autoestima es un valor clave en nuestra relación con los demás, cada persona acepta la cantidad de amor (o maltrato, por el contrario) que cree merecer.

Autoestima alta vs. Autoestima baja

Tener la autoestima alta o baja es la tipología más conocida y usada coloquialmente. Pero ¿qué define una u otra? Vamos a verlo a continuación.

Hablamos de una persona con autoestima alta cuando tiene…

  • Autoconfianza. La persona conoce y acepta sus valores y está dispuesta a luchar por ellos a pesar de encontrar oposición. Al mismo tiempo es capaz de cambiar algo de ellos si la experiencia le dice que son erróneos.
  • Aceptación. La persona se acepta a sí misma tal y como es, lo cual no quiere decir que no intente vencer miedos, conquistar malos hábitos o cambiar, pero no se siente culpable por ser como es o porque a otros no les parezca adecuada su manera de pensar.
  • Autovaloración. La persona se considera medianamente apta, con cosas para ofrecer a los demás y se relaciona con ellos en condiciones de igualdad y de dignidad.
  • Pasión. Es capaz de disfrutar con determinadas actividades y alegrarse de su propia existencia, lo cual no significa que viva en estado de alegría constante. Puede entristecerse o alegrarse, como cualquiera, en función de lo que ocurra alrededor.

Y, en cambio, hablamos de una persona con autoestima baja cuando tiene…

  • Autocrítica constante. La persona se mantiene en un perpetuo estado de insatisfacción, disminuyendo o viéndole el lado negativo a todo lo que hace o recibe.
  • Hipersensibilidad a la crítica. La persona tolera poco las críticas y se muestra hostil ante quienes lo cuestionan, y es fácil de resentirse.
  • Deseo compulsivo de complacer. La persona pone por encima de sus propias necesidades las de los demás, con tal de recibir aprobación de ellos, y es incapaz de decir que no.
  • Perfeccionismo. La persona se exige a sí misma hacer las cosas perfectamente, lo cual a menudo es imposible, y el menor fallo representa para ella una catástrofe.
  • Culpabilidad constante. La persona es incapaz de perdonarse errores y se condena eternamente por ellos.
  • Defensividad. La persona reacciona ante la vida como bajo un constante ataque, y es incapaz de pactar del todo con el goce de vivir o la alegría.

Tipos de autoestima según Luis Hornstein

Las últimas investigaciones sobre la autoestima indican que existen más tipos de autoestima. Según Luis Hornstein (2011), los tipos de autoestima varían debido a que la valoración de uno mismo puede ser más o menos alta y más o menos estable.

  • Autoestima alta y estable. Es la autoestima a la que todos y todas queremos llegar y la que más cuesta alcanzar por la propia inestabilidad de la vida. Las personas con esta autoestima se consideran valiosas tal y como son y son capaces de defender sus opiniones y argumentos sin tambalearse. Reconocen sus virtudes y debilidades, y no dejan que sus debilidades interfieran en su camino.
  • Autoestima baja y estable. En este caso, la estabilidad hace que las personas con esta autoestima tengan muy interiorizada la sensación de no dar la talla y no ser buenas en aquello que hacen, siempre tienen temor a fallar y hacerlo mal, tienen un diálogo interno muy negativo y pueden tener un estado de ánimo apático y depresivo.
  • Autoestima alta e inestable. A pesar de ser personas con buen concepto de sí mismas, son incapaces de mantenerlo de manera estable en el tiempo, lo que las lleva a valorar situaciones de forma amenazante para su autoestima (posibilidad de vivir un fracaso, de fallar, etc.), reaccionar con actitud crítica y defensiva y a ejecutar una respuesta agresiva, pasivo-agresiva o evitativa ante la situación.
  • Autoestima baja e inestable. Este tipo de autoestima es la menos favorecedora. Son personas con una autoestima que, además de baja, fluctúa en el tiempo con inestabilidad, pudiendo experimentar pequeños momentos de satisfacción y capacidad de logro que rápidamente disminuyen. Pueden ser personas fácilmente influenciables y pueden tomar decisiones por agradar a los demás y así sentir aprecio, pudiendo llegar a desarrollar dependencia emocional.

«Quién mira afuera, sueña: quién mira adentro, despierta»:

C. G. Jung.

¿Cómo mejoro mi autoestima?

Es una tarea difícil y ardua mejorar la autoestima, aunque no imposible. La mejor forma de hacerlo es incluyendo pequeños cambios a nivel mental que pueden significar mucho. Aquí os proponemos algunos…

  • Evita la comparación. Entiende que cada uno hace lo que puede con lo que tiene.
  • Sé realista. Respecto a las metas propuestas (que sean alcanzables y a corto y mediano plazo es mejor), pero también a los defectos y virtudes (no agrandarlos ni minimizarlos).
  • Practica la gratitud. Sé consciente de lo grandiosa y valiosa que es cada parte de nuestro ser. Nuestro propio reconocimiento es el primer paso para incorporar el hábito de apreciarnos, valorarnos y cuidarnos.
  • Haz las paces. Con el pasado y los errores cometidos, con los daños recibidos o con lo perdido. Es indispensable dejar ir para poder vivir en el presente.
  • Defiende lo propio. No ceder a las peticiones ajenas que contradigan lo que deseamos o queremos, ni renunciar a lo que buscamos por simplemente recibir aprobación ajena. La aprobación propia es indispensable.

Y por último…

Definir el constructo de autoestima es algo complejo, por los diferentes elementos que la componen y por lo que implica cada uno de ellos. En consecuencia, trabajar en mantener una autoestima sana, alta y estable, también lo es. Sin embargo, es lo que mayor garantía de bienestar personal puede garantizarnos, ya que la autoestima está en la base de todo lo que pensamos, sentimos, hacemos, decimos, etc. Por lo tanto, aunque sea difícil, merece completamente la pena invertir ese esfuerzo en mejorar nuestra autoestima.

Esperamos que este artículo os haya ayudado a entender la autoestima y a clarificar el tipo de autoestima que tenéis. Si te gustaría iniciar una terapia psicológica en Murcia para trabajar en tu autoestima, te animamos a contactar con nosotros sin compromiso.

Además, nos encantaría que pudierais compartir vuestras opiniones sobre este tema en los comentarios de este Blog de Psicología, ¡así aprendemos de todos y todas!

Publicado el 15/05/2023 por Paula Rambaud Quiñones, Psicóloga General Sanitaria y Psicóloga Jurídica y Forense, Nº col.: AN-09474.

¿Con ganas de más? Entradas relacionadas

¡MANTEN TU MENTE DESPIERTA!

¡Recibe todos nuestros artículos directamente en tu correo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cookies icono

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúas utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo con nuestra política de cookies