Mi hijo no quiere ir a terapia a pesar de necesitarlo

Son muchos los padres que intentan sin éxito que su hijo inicie una terapia psicológica para adolescentes en Murcia. Pero, los adolescentes no suelen estar de acuerdo con la idea de ir a un Psicólogo. Y, mucho menos cuando esta idea es sugerida por sus padres.

Lo normal es que se muestren reacios cuando se les plantea la idea de ir a un Psicólogo. Aunque, por supuesto, también nos encontramos con adolescentes que son ellos mismos los que piden a sus padres que los lleven a un Psicólogo, ¡esto es maravilloso pero no es lo más habitual!

Todavía existen muchas falsas creencias en torno a la figura del Psicólogo y el trabajo que realizamos en consulta. Es una profesión relativamente joven y, por tanto, desconocida aún por muchos.

Es posible que al plantear la idea de ir al Psicólogo escuchéis a vuestro hijo decir frases del tipo:

  • Yo no estoy loco.
  • Todos los Psicólogos están mal de la cabeza.
  • Yo no quiero contarle mis cosas a un desconocido.
  • Seguro que no me va a servir para nada.
  • Nadie me va a decir a mi qué es lo que tengo que hacer.
  • ¿Para qué voy a ir a un Psicólogo si tengo amigos en los que apoyarme?

Es importante tener en cuenta que en la mayoría de las ocasiones, después de la primera toma de contacto con el psicólogo especializado en terapia psicológica para adolescentes, los adolescentes se sienten motivados para volver a consulta.

El terapeuta dispone de las habilidades necesarias para hacer sentir al chico o a la chica adolescente como en su casa. Y, suelen ser ellos mismos los que solicitan volver a la consulta para iniciar la terapia psicológica después de esta primera consulta.

Durante esta primera toma de contacto, todas sus falsas creencias se desmontan al comprobar por ellos mismos que la consulta es un lugar seguro, que el terapeuta tan solo tiene la intención de echarles una mano y que todo es mucho más sencillo y natural de lo que ellos se podían imaginar.

Pautas para animar a tu hijo a ir al Psicólogo

Muchos padres y madres nos llaman para preguntarnos qué pueden hacer si su hijo no quiere ir al Psicólogo a pesar de necesitarlo. Por este motivo, hemos decidido resumir las ideas clave que intentamos trasmitir siempre a los padres que nos realizan esta consulta:

1. Expresa la idea de ir al Psicólogo con naturalidad.

Debemos planteárselo sin demasiada emoción, sin drama ni preocupación. Tenemos que hacerlo de la misma manera que lo haríamos si le planteáramos a nuestro hijo ir al dentista. Es decir, exponérselo con naturalidad y frescura, como si de algo rutinario se tratara y sin que capten que es demasiado importante para nosotros que ellos se decidan a ir al Psicólogo.

2. Elige un buen momento.

Lo aconsejable es que se lo planteemos en un momento de calma, cuando estén receptivos. No podemos lanzarle la idea en medio de una discusión con tono de amenaza como si de un castigo se tratara (“¡¡Pues te voy a llevar al Psicólogo!!» o «¡¡Como no cambie irás al Psicólogo!!»).

3. No se lo impongas, no se lo plantees como una obligación.

Es importante que los hagamos partícipes. Si ellos sienten que es una imposición, con mucha probabilidad se negarán a ir. Los adolescentes tienen que percibir que se les está teniendo en cuenta, que su opinión nos importa y que la vamos a tener en cuenta antes de pasar a la acción.

Debemos plantearles el ir al Psicólogo como una idea que tenemos o como una sugerencia pero NUNCA como una obligación. Si les obligamos a que vengan a consulta o los amenazamos, es posible que vengan pero eso no serviría para nada. No colaborarán durante la consulta y el terapeuta, por tanto, lo tendrá muy difícil para poder hacer su trabajo.

4. Hazle sentir protagonista.

Hay que explicarles que son ellos los que toman la decisión final. A su vez, debemos quitarle importancia a visitar a un Psicólogo y hay que hacerles entender que deben tomarlo como una experiencia más de vida. Y, que serán ellos los que decidan si quieren volver o no después de la primera consulta desde la total libertad y sin ningún compromiso.

Es importante hablarles también de la confidencialidad. Ellos tienen también derecho a saber que todo lo que pase en la consulta se queda en la consulta. A pesar de ser menores de edad, tienen derecho a su privacidad. Deben saber que no se comunicará nada a sus padres si ellos no han dado previamente su consentimiento para ello. Esto les relaja y les hace acoger de una manera la idea de ir al Psicólogo.

5. No tires la toalla ante sus «NOS».

Es importante no tirar la toalla si vemos que no hay manera de hacerle entrar en razón. No podemos perder los papeles ni tampoco venirnos a bajo. Si habéis probado por vosotros mismos con las estrategias que tenéis a vuestro alcance y no ha funcionado, lo más recomendable es buscar asesoramiento en un psicólogo especializado en adolescentes que pueda guiaros e indicaros cuáles son los mejores pasos a seguir para el que adolescente se anime a ir al Psicólogo.

Esperamos que este artículo os haya sido de utilidad. Os animamos a participar con vuestro comentarios y a compartir vuestra experiencia por si puede servir a su vez de ayuda para otras personas.

Y, por supuesto, si estáis buscando un psicólogo especializado en adolescentes en Murcia, no dudéis en contactar con nosotros para que podamos escuchar vuestro caso e intentar ayudaros. ¡Nos encantaría escucharos!