¡S.O.S! Mi hijo tiene celos

Entrada de Blog Psicología sobre el tratamiento psicológico de los celos entre hermanos
¿Qué encontrarás en esta entrada?

Son muchos los padres que, extrañados de que el niño mayor tenga celos del bebé recién llegado a casa, nos consultan. Muchos progenitores se preocupan al observar celos en su hijo. Pero, debemos saber que es normal la aparición de celos infantiles. No debemos preocuparnos por ello.

Es importante, siempre y cuando no hayan conductas agresivas, que entendamos los celos como algo normal dentro del momento de cambio que todos los miembros de la familia se encuentran atravesando ante la llegada de un nuevo miembro al hogar.

Es aconsejable tener en cuenta la importancia de no invalidar al hijo que experimenta los celos hacia el hermano para, lograr así,  no generarle sentimiento de culpa. Sentir celos es algo que el niño no elige. Por tanto, no podemos hacerle sentir mal por tener celos. No podemos olvida que el niño que experimenta celos no se siente bien. Es recomentable que los padre no actuén si no es necesario. Y, se conviertan en expectadores que, desde la distancia, observan que todo va siguiendo su curso normal. No es necesario hacer nada, son transitorios, pasarán.

¿Qué son los celos?

Los celos infantiles son una reacción adaptativa transitoria, que conlleva alteraciones comportamentales y emocionales, que surge ante un desequilibrio en la dinámica familiar afectiva y que pueden adquirir un carácter permanente si no se actúa de manera adecuada en la familia.

El papel de los padres, ante los celos entre hermanos, es fundamental, ya que son los responsables de que los celos infantiles adquieran un papel desadaptativo y permanente. A pesar de no poder eliminar la rivalidad, los padres deben ayudar a fomentar una relación saludable entre los hermanos.

Los celos infantiles se denominan también “síndrome del destronamiento”, ya que hacen referencia al desplazamiento y a la pérdida de poder como consecuencia del nacimiento de un nuevo hermano, que es considerado como un rival.

Klüber-Ross (1992), refiere que los celos sólo son negativos si alguien los reprime o desprecia al niño por tener esa reacción natural.

Los celos infantiles suelen tener su punto máximo entre los 2 y 4 años. Se puede afirmar que el niño es más vulnerable a manifestar celos cuando el nacimiento del nuevo hermano tiene lugar antes de los 5 años. Además, si la diferencia entre los hermanos es menor a 3 años, con una probabilidad muy alta, el niño manifestará celos hacia su hermano.

¿Cómo se manifiestan los celos infantiles?

  • El niño tiene comportamientos que no corresponden a su edad. Se observan conductas que nos son propias de la edad evolutiva en la que se encuentra el niño, las cuales tienen como finalidad reconquistar el afecto y la atención de sus padres. P.ej. enuresis o micción nocturna durante la noche, chuparse el dedo, pedir tomar biberón o pecho materno de nuevo, demandar ser tomado en brazos o desear dormir de nuevo en la cama de los padres, alteraciones en el sueño y en la alimentación.
  • Se incrementan las conductas de desobediencia, negativismo y oposición hacia los padres.
  • Se observan en el niño actitudes de indiferencia y retraimiento. El niño decide alejarse de su entorno, parece indiferente y desinteresado por todo lo que sucede a su alrededor y se muestra apático, despistado y aburrido.
  • Somatizaciones. Los celos del niño hacia su nuevo hermano o “rival” se pueden manifestar físicamente a través de dolores de cabeza, problemas digestivos o malestar general.
  • Conductas agresivas. La agresividad suele observarse en los casos en los que existe un elevado nivel de celos. No todos los niños que tienen celos de su nuevo hermano se comportan agresivamente, normalmente la agresividad aparece cuando existe una bajo grado de autocontrol, baja tolerancia a la frustración y escasas habilidades para expresar y gestionar emociones. Las conductas agresivas más frecuentes cuando existe un alto grado de celos son pegar, insultar y en caso muy extremos, intentar eliminar físicamente al hermano recién nacido.

Si se encuentra con dificultades para afrontar de manera adecuada el problema de celos que observa en su hijo y busca ayuda de un profesional que pueda asesorarle u orientarle para poder resolverlo, podemos ayudarle, en MindUp Psicólogos Murcia ofrecemos tratamiento psicológico para celos entre hermanos en Murcia.

 

Actualizado el 27/08/2022 por Sofía Gil Guerrero, Psicóloga General Sanitaria, Nº col.: MU2732.

¿Con ganas de más? Entradas relacionadas

¡MANTEN TU MENTE DESPIERTA!

¡Recibe todos nuestros artículos directamente en tu correo!

Un comentario

Cookies icono

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúas utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo con nuestra política de cookies