7 pautas fundamentales para mejorar tu estado de ánimo.

Entrada de Blog de Psicología sobre cómo mejorar el estado de ánimo
¿Qué encontrarás en esta entrada?

“No reímos porque somos felices, sino que somos felices porque reímos”.

W. James.

Estar de bajón…

Experimentar periodos de bajón en nuestra vida es una situación común y completamente natural. Todos hemos atravesado momentos en los que nuestro estado de ánimo parece caer en picado, una sensación coloquialmente denominada como ‘estar de bajón’.

Esta expresión refleja esos momentos de decaimiento, de sentirse menos enérgico o motivado. Es importante reconocer que es imposible mantener un estado de ánimo estable de manera indefinida, ¡ojalá!. Estos bajones emocionales suelen surgir cuando las cosas no se desarrollan como lo esperábamos. Sin embargo, el verdadero desafío surge cuando estos periodos de ánimo bajo se prolongan o se presentan con demasiada frecuencia en nuestras vidas.

En nuestras vidas, atravesar momentos de bajón es una realidad que todos enfrentamos en algún momento. Pero en lugar de ver estos periodos como obstáculos, podemos considerarlos como valiosas oportunidades de crecimiento personal. «Estar de bajón» es más que una simple expresión; es una invitación a mirar hacia adentro, a reflexionar y a aprender a cuidar de nosotros mismos de una manera más compasiva.

En este artículo, exploraremos estrategias y consejos para afrontar estos momentos y cómo, a menudo, el simple acto de sonreír puede influir significativamente en nuestro bienestar emocional. Así que, si te encuentras en uno de esos periodos o estás interesado en aprender a manejarlos mejor, sigue leyendo para descubrir cómo enfrentar los bajones con una mentalidad positiva y constructiva.

¿Qué puedo hacer si me encuentro de bajón?

A continuación, ofrecemos 7 pautas fundamentales que os recomendamos llevar a cabo si estáis atravesando un periodo en el que vuestro estado de ánimo está bajo:

1. No le des demasiada importancia a “tener un bajón”.

Los bajones tienen la importancia que queramos darles, debemos aprender a relativizarlos y a manejarlos de manera adecuada para salir cuanto antes de ellos y no dejarnos caer en las redes de la tristeza, el victimismo, la apatía, etc.

En la mayoría de las ocasiones los “bajones” tienen una duración determinada, no suelen durar mucho tiempo, por lo que no debemos agobiarnos si nos vemos atravesando un bajón ya que lo más probable es que pronto vuelva todo a la normalidad.

¡Nada es tan terrible! Es cuestión de tiempo que empecemos a encontrar solución a lo que nos preocupa o que empecemos a sentirnos mejor.

2. No temas a las emociones negativas.

No debemos tener miedo a las emociones negativas, son muy necesarias. Cuando tenemos una emoción negativa como la tristeza nuestra mente nos está haciendo un regalo, nos está lanzando el siguiente mensaje: ¡Párate y reflexiona, quizás hay algo que debes cambiar en tu vida o que deberías empezar a hacer para ser más feliz o encontrarte mejor!

3. Haz ejercicio, intenta tener la mayor actividad física posible.

Es muy importante tener actividad a lo largo del día ya que cuando estamos desocupados empezamos a prestarle atención a nuestras preocupaciones y nuestro estado de ánimo baja.

La mejor medicina para una persona que tiene el estado de ánimo bajo es “estar activo” (cada uno dentro de sus posibilidades). ¡La actividad física es fundamental tanto para la salud física como para la salud mental!

4. No te anticipes al futuro.

Debemos intentar que nuestra mente permanezca, la mayor parte del tiempo, en el presente. Muchas veces nuestra mente se va hacia el futuro y anticipa lo que va a suceder. Sin embargo, normalmente las cosas de las que nos preocupamos nunca llegan a pasar. Por eso, es importante que vivamos día a día y que no nos preocupemos de lo que pueda suceder mañana.

Si fantaseamos sobre lo que puede pasar mañana lo más seguro es que nos equivoquemos: ¡No tenemos ni idea de lo que va a suceder! Las cosas por las que nos preocupamos rara vez suelen terminar ocurriendo.

5. Presta atención a las cosas positivas que hay en tu vida.

Muchas veces en la vida nos pasan cosas que no son agradables pero, al mismo tiempo, también suceden cosas agradables aunque a veces nos resulte difícil creerlo. Experimentamos muchas pérdidas a lo largo de nuestra vida pero también muchas ganancias. Lo que sucede es que a veces solo prestamos atención a lo desagradable que nos sucede y eso hace que nos sintamos tristes. ¡Hay que prestar atención también a las cosas buenas que tenemos en nuestra vida!

6. No esperes nada de las personas de tu entorno.

Las personas más felices son aquellas que no esperan nada: “No esperes que los demás hagas lo que tu estarías dispuesto a hacer por ellos”. Cada uno tenemos una manera de actuar y proceder, pretender que las personas actúen en función de cómo lo haríamos nosotros es un sin sentido.

Por mucho que nos empeñemos en controlar lo que hacen lo demás, es imposible. Intentar que los demás cambien es una misión perdida.  Debemos aceptar que cada persona tiene su manera de interpretar y de funcionar en el mundo.

Si aprendes a no esperar nada de las personas de tu entorno, la frustración, la impotencia y la decepción no podrán apoderarse de ti. Este es muchas veces el motivo por el que nuestro estado de ánimo baja.

7. ¡Al mal tiempo, buena cara!

Si “estamos de bajón” debemos evitar todas aquellas conductas que nos restan calidad de vida, en cambio, tenemos que procuran realizar conductas que favorecen que nos sintamos mejor. Sonríe, sé amable con las persona de tu entorno, haz actividades que te diviertan, arréglate, busca planes en los que puedas pasártelo bien, etc.

Si estamos todo el día con mala cara, quejándonos, asumiendo una actitud de víctima y dirigiéndole a los demás palabras feas o en un tono no adecuado, es posible que a los demás le deje de apetecer estar a nuestro lado y que el bajón perdure más en el tiempo.

Diversos experimentos científicos han puesto de manifiesto que cuando sonreímos, incluso aún cuando sonreímos de manera forzada, nuestro estado de ánimo cambia. El cerebro interpreta que si sonríes, estás feliz y libera sustancias que también te provocan placer. Y esto se convierte en un círculo que se retroalimenta.

Si te sientes triste y sonreír no te sale de manera natural, te proponemos el siguiente ejercicio: «Coge un lápiz y ponlo en tu boca. Sujeta el lápiz entre tus dientes, apretando, de tal forma que fuerces la sonrisa y los músculos que intervienen en ella, durante diez minutos». El resultado es fantástico, en pocos minutos empezarás a sentirte mejor.

Y por último…

En ocasiones, a pesar de nuestros esfuerzos y las estrategias que hemos mencionado, los periodos de bajón persisten. En tales momentos, buscar ayuda profesional no solo es una opción, sino un paso valiente y crucial hacia el autocuidado. Los profesionales de la salud mental estamos capacitados para brindar apoyo, herramientas y orientación personalizada para afrontar estos momentos. Reconocer que necesitamos asistencia no denota debilidad, sino sabiduría y valentía para tomar las riendas de nuestro bienestar emocional. Si te encuentras en una situación así, te alentamos a buscar atención profesional.

Si  tu estado de ánimo está bajo desde hace demasiado tiempo o si atraviesas bajones anímicos con frecuencia y no sabes manejarlos adecuadamente, para que no te interfieran de manera significativa en tu día a día, nosotros estaríamos encantados de poder ayudarte a encontrarte mejor. ¡Contacta con nosotros sin ningún compromiso!

¿Con ganas de más? Entradas relacionadas

¡MANTEN TU MENTE DESPIERTA!

¡Recibe todos nuestros artículos directamente en tu correo!

2 comentarios

  1. Me parece muy interesante su información ya que para mi es muy. dificil sonreir,y mi estado emotional es a menudo bajo,no quiero seguir asi.pondre en practica los pasos aqui mencionados,gracias.

    1. Buenas tardes Eugenia,
      Muchas gracias por interesarte por nuestro Blog y por tomarte la molestia de dedicarnos unas amables palabras. Estos comentarios nos dan energía para continuar trabajando cada día. ¡GRACIAS! No obstante, si te encuentras con un estado de ánimo bajo desde hace tiempo y tras poner en marcha todas tus estrategias no logras encontrarte mejor, te animamos a que te pongas en contacto con un profesional en tu ciudad. Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cookies icono

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúas utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo con nuestra política de cookies