Trastorno Bipolar en Murcia

Trastorno Bipolar en Murcia

¿Qué es el Trastorno Bipolar?

Si estás buscando un psicólogo para iniciar una terapia psicológica para el Trastorno Bipolar en Murcia, has llegado al sitio adecuado.

El Trastorno Bipolar es una enfermedad mental crónica. Es considerada la sexta causa de discapacidad en el mundo. Esta afectación del estado de ánimo era antiguamente conocida como “psicosis maníaco-depresivo”.

El Trastorno Bipolar es una enfermedad que afecta a los mecanismos encargados de regular el estado de ánimo, por tanto, la persona que la padece pierde el control de sus emociones. Y, como consecuencia, aparecen los temidos episodios depresivos y maníacos.

El Trastorno Bipolar afecta alrededor de 1 millón de personas en España. Seguramente sean más las personas que lo padecen ya que estima que más de la mitad de las personas con Trastorno Bipolar no han sido diagnosticadas.

En muchas ocasiones, las personas con Trastorno Bipolar son mal diagnosticadas. Y, debemos tener en cuenta que el diagnóstico precoz es clave para minimizar los efectos discapacitantes de una evolución no controlada de la enfermedad.

¿En qué consiste la terapia psicológica para el Trastorno Bipolar en Murcia?

El tratamiento farmacológico es fundamental para estabilizar el estado de ánimo de la persona que padece un Trastorno Bipolar, sin embargo, no es suficiente. La terapia psicológica de apoyo es igualmente importante, aunque durante mucho tiempo de manera equivocada se ha pensado que la ayuda psicológica era innecesaria.

Debemos tener en cuenta que un porcentaje muy alto de personas con Trastorno Bipolar intenta suicidarse y son muchos los casos que terminan en suicidio. Por otro lado, el consumo de drogas es también muy frecuente. Y, esto empeora el curso de la enfermedad. Por este motivo, la terapia psicológica, como adyuvante al tratamiento facmacológico, es fundamental.

Durante la terapia psicológica se fijan los siguientes objetivos:

  • Ofrecer información sobre las características más sobresalientes de la enfermedad para que la persona pueda manejarla de forma adecuada.
  • Impulsar a la persona a que se adhiera al tratamiento farmacológico. Se debe ayudar al paciente a que no abandone la medicación.
  • Favorecer que la persona pueda funcionar con la mayor normalidad posible en todas las áreas de su vida.
  • Reducir los ingresos hospitalarios.
  • Prevenir nuevos episodios de tipo maníaco y depresivo enseñando a la persona a identificar cuáles son los síntomas que preceden normalmente a estos episodios.
  • Es importante hacer entender a la persona que los episodios son recurrentes y que, por este motivo, es fundamental seguir las recomendaciones terapéuticas.
  • Ayudar a la persona a identificar aquellas situaciones que le producen estrés. Y, ayudarla a tolerar dicho estrés y a desarrollar estrategias de afrontamiento.

La familia debe formar parte de la terapia psicológica. Sin lugar a duda, son también protagonistas de la terapia. Es necesario que la familia entienda la enfermedad, tenga toda la información necesaria para manejarla de manera eficaz y cuente con las estrategias para ayudar a su familiar en momentos críticos.

Si la familia no ha recibido previamente orientación y/o asesoramiento psicológico, es posible que se sienta desbordada especialmente en los momentos álgidos de la enfermedad, es decir, durante los episodios maníacos y depresivos. Si eres familiar de una persona con Trastorno Bipolar, seguramente sepas a qué nos estamos refiriendo. 

Con el tratamiento adecuado, la persona afectada de Trastorno Bipolar puede llevar una vida totalmente normalizada. Si estás interesado en iniciar una terapia psicológica, te animamos a contactar con nosotros. ¿Hablamos?