“Las circunstancias externas pueden despojarnos de todo, menos de una cosa: la libertad de elegir cómo respondemos a esas circunstancias”. Viktor Frank.

El COVID-19 se ha convertido en el protagonista de nuestra vida en estos últimos días. Estamos viviendo una situación sin precedentes. Nuestras vidas se han puesto en pausa ante esta pandemia mundial. Y, siempre llevaremos con nosotros las sensaciones y situaciones tan emocionantes que estamos experimentando estos días.

Estar confinados ha hecho que nuestra rutina se altere absolutamente. Y, aún nos quedan muchos días por delante sin salir de casa. Esto puede afectar a nuestra salud mental si no hacemos nada para evitarlo. Siendo aún mucho más vulnerables aquellas personas que ya presentaban algún problema de salud mental antes de esta crisis sanitaria.

Es una situación nueva para todos. Estamos atrapados por la incertidumbre al no controlar absolutamente nada de lo que está pasando. Es normal que nos sintamos vulnerables, descolocados, preocupados e incluso que sintamos cierto miedo al pensar en las próximas semanas que tenemos por delante. No debemos asustarnos si nos sentimos así, estamos adaptándonos a una situación muy nueva y cualquier emoción que experimentemos debemos darla por válida.

Desde el Equipo Profesional de nuestro Centro de Psicología consideramos de vital importancia el cuidado de nuestra salud mental para no caer por inercia en las garras del alarmismo, el sinsentido o la hipocondría.

Recomendaciones para no descuidar tu salud mental durante los días de confinamiento:

1. Evitar entrar en el bucle del miedo:

Precaución sí, miedo no. Dejarnos atrapar por el miedo en estos días en los que solo oímos hablar de desastre económico, fallecimientos o nuevos casos de infectados por coronavirus es realmente fácil.

Tenemos que luchar contra esa inercia y hacer que prime por encima de todo el sentido común. El miedo solo nos paraliza. Tenemos que seguir todas recomendaciones que están a nuestro alcance, ser precavidos, pero no vivir en el miedo.

2. Aceptar lo que no podemos cambiar:

Estamos en una continua incertidumbre. Cada día el escenario en el que nos encontramos va cambiando sin darnos tiempo a asimilar lo que va sucediendo. Estamos a la espera de ver qué va pasando con la situación del país minuto a minuto.

Todo lo que nos rodea ahora es muy gris. Es una situación complicada, no podemos hacer más que armarnos de serenidad para aceptar las circunstancias y fortaleza para responsabilizarnos de lo que sí podemos cambiar.

Nada de esto lo podemos controlar, es cierto. Pero, tomar control de aquello que sí depende de nosotros nos va a generar mucha seguridad.

Ahora, no son tantas las cosas sobre las que tenemos control. Sin embargo, cuidar de nuestra higiene y seguir las recomendaciones que nos ofrecen las autoridades sanitarias es algo que está en nuestras manos.

Poner conciencia en esto favorecerá en nosotros un sentido de responsabilidad que nos ayudará a sentirnos bien, al contribuir a frenar los contagios, a pesar de las circunstancias tan adversas en las que estamos.

3. No anticipar, ¡vamos paso a paso!

La situación que estamos viviendo nos queda muy grande a todos. No podemos prever lo que va a pasar en las próximas semanas. Estar en el presente e ir paso a paso es lo mejor podemos hacer. No tenemos ahora mismo los recursos para poder abordar qué pasará mañana o en las próximas semanas.

Lo único que podemos hacer es ocuparnos de dar cada día lo mejor de nosotros mismos. No nos queda otra que esperar e ir haciendo lo que podamos con lo que tengamos a nuestro alcance sin anticiparnos a ningún escenario posible.

Seguramente, iremos dando respuesta a muchas de nuestras dudas e iremos resolviendo aquellas cosas que en el día anterior no pudimos resolver.

4. No emborracharnos de información:

Estamos mucho tiempo en casa. Y, todo el tiempo estamos recibiendo información a través de los medios, las redes sociales o aplicaciones como WhatsApp.

Es importante limitar el tiempo que dedicamos a absorber información relacionada con el coronavirus. Debemos evitar estar continuamente conectados con la información que nos ofrecen sobre el coronavirus y las consecuencias del mismo.

Es una buena idea elegir los momentos del día en que vamos a conectar con lo que está pasando fuera de nuestras casas. Estos momentos del día podemos hacerlos coincidir, por ejemplo, con los telediarios o con cualquier otro momento que elijamos. Esto ya depende de cada uno de nosotros.

Y, por supuesto, ¡cuidado con las fakes news o bulos! Es aconsejable que solo demos validez a la información que proceda de fuentes oficiales. Estar permanentemente conectados no hace que estemos mejor informados y, en cambio, hará que estemos más nerviosos de manera innecesaria.

5. No caer en un estado de hipocondría:

Estar continuamente expuestos a la información referente a los síntomas del coronavirus hace que prestemos una atención excesiva a las sensaciones que tenemos en nuestro cuerpo.

No podemos olvidar que por el simple hecho de estar vivos vamos a tener sensaciones en nuestro cuerpo. Y, además del coronavirus estamos expuestos a muchos otros virus o bacterias. Sigue habiendo resfriados, gripes y muchas otras afecciones que van más allá del coronavirus.

Estamos sugestionándonos los unos a los otros. Y, solemos sobredimensionar los síntomas y terminamos cuestionándonos si tendremos o no coronavirus (¿y si he cogido yo el coronavirus?). Debemos mantener la calma. Ante la duda, lo mejor es que consultemos de manera telemática a nuestro médico de familia. Pero, no podemos caer en un estado de preocupación o incluso angustia solo por pensar que podemos estar infectados sin tener ninguna evidencia de ello.

Más que preocuparnos, ocupémonos de cumplir con las recomendaciones y de consultar a los sanitarios si tenemos sospechas de habernos contagiado. El Servicio Murciano de Salud pone a nuestra disposición para que nos realicemos un autotest si tenemos dudas de estar contagiados de coronavirus e indicaciones de cómo proceder.

También, podemos acceder al servicio de cita previa de MURCIA SALUD para introducir nuestros datos e indicar nuestros síntomas. Posteriormente, nuestro médico se pondrá en contacto con nosotros a través del número de teléfono que hayamos indicado.

6. Estar ocupados, no descuidar tus rutinas:

Debemos mantener ciertas rutinas para cuidar nuestra salud mental. Es aconsejable que mantengamos los mismos horarios de sueño y alimentación que teníamos antes del confinamiento.

Algo tan sencillo como ducharnos, cuidar nuestra higiene dentro de casa e incluso vestirnos para no ir todo el día en pijama puede ayudarnos a que nuestro ánimo no decaiga.

Es importante que realicemos algo de actividad física o que intentemos estar activos. Permanecer demasiado tiempo sentamos o acostados solo favorecerá que cada vez nos sintamos más apagados.

Y por último…

Tenemos que cuidarnos y cuidar a las personas que se encuentran en una situación de mayor riesgo como son nuestros mayores o personas con patologías previas como los pacientes oncológicos, personas con problemas respiratorios o cardíacos. Y, la mejor manera de hacerlo es quedándonos en casa.

Van a ser unas semanas difíciles. Pero, esta situación va a tener un final. Estas semanas nos brindan una oportunidad para aprovechar esta situación que sabemos que va a ser temporal para hacer cosas que en nuestro día a día no podemos hacer por falta de tiempo y por el propio ritmo de nuestra vida.

Estas semanas nos pueden servir para saborear esos pequeños placeres de la vida que en nuestro día a día pasan desapercibidos como tomar un café, disfrutar sin prisa de una conversación con nuestros familiares o hacer actividades de ocio en familia entre muchas otras cosas.

Quedamos a vuestra disposición si podemos ayudaros a resolver alguna consulta de manera telemática. Os animamos a poneros en contacto con nosotros e intentaremos resolver las consultas que nos hagáis llegar si está en nuestras manos.

En los próximos días, iremos compartiendo más artículos de Blog por si os son de ayuda alguna de las recomendaciones que ofrecemos. ¡Resumir en un artículo todas las ideas que queremos haceros llegar resulta imposible!

Si estás trabajando o estudiando en casa, te recomendamos leer este artículo: «#QuédateEncasa: 10 Pautas para trabajar o estudiar desde casa». 

¡Mucho ánimo!

El Equipo Profesional de MindUp Psicólogos.