Esta entrada de Blog tiene como propósito dar a conocer qué es el Trastorno Obsesivo Compulsivo (T.O.C) y cuáles son las consecuencias y las limitaciones de las personas que lo padecen.

Hemos considerado imprescindible compartir con vosotros un vídeo en el que Damían Alcolea, un chico que convive con un Trastorno Obsesivo Compulsivo, nos explica de manera breve y muy clara cuáles son las dificultades con las que las personas que padecen este trastorno tienen que lidiar y nos trasmite, con la finalidad de concienciarnos y sensibilizarnos, el intenso malestar que genera en las personas que lo sufren.

No obstante, a pesar de que son muchas las personas que sufren las consecuencias del Trastorno Obsesivo Compulsivo en Murcia, aún son escasas las que se deciden a buscar ayuda profesional para que les ayude a manejar adecuadamente los síntomas de este trastorno y a funcionar de manera normalizada en su día a día.

No podemos olvidar que somos animales de costumbres. Los hábitos a los que nos encontramos sujetos la mayoría de las personas los podemos considerar positivos y adaptativos, pero un hábito puede comenzar a ser perjudicial y a amenazar el bienestar cuando escapa del control de la persona y provocan en ella un elevado nivel de sufrimiento.

El Trastorno Obsesivo Compulsivo, se caracteriza por ser hoy en día uno de los trastornos de ansiedad más perjudiciales y de mayor intrusividad en todos y cada uno de los aspectos de su vida cotidiana (relaciones sociales, ámbito escolar, familiar y afectivo) de las personas que lo padecen.

Los síntomas más sobresalientes que lo caracterizan son las obsesiones y las compulsiones. El término obsesión proviene del latín obbsesio-onis que significa “asedio”, al igual que el término compulsión, compellere, que significa “obligar a hacer”.

Las obsesiones son pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes que se experimentan como ajenos, intrusos e inapropiados y que causan ansiedad y malestar. Los pensamientos, impulsos o imágenes que invaden continuamente a la persona no se reducen a simples preocupaciones excesivas sobre problemas de la vida real. La persona intenta ignorar o suprimir estos pensamientos, impulsos o imágenes, o bien intenta neutralizarlos mediante otros pensamientos o actos.

¿Cuáles son las obsesiones más frecuentes?

  • Suciedad, enfermedad y contaminación: Las personas que tienen este tipo de obsesiones piensan o imaginan que ellos mismo o que algún ser querido puede contaminarse, ensuciarse o contagiarse, lo que podría ocasionar una enfermedad o incluso la muerte.
  • Agresión. Las personas que tienen estas obsesiones sienten temor por poder agredir física o verbalmente a personas o incluso a ellos mismos.
  • Estar en peligro. Estas obsesiones implican pensamientos e imágenes sobre la posibilidad de que uno mismo u otra persona pueda estar en peligro.
  • Sexualidad. La obsesiones de este tipo implican pensamientos e imágenes recurrentes de contenido sexual que resultan desagradable y causan malestar, tales como dudas acerca de la orientación sexual, pensamientos de mantener relaciones sexuales con otra persona en contra de su voluntad, impulsos de desnudarse en público, etc.

Las compulsiones son comportamientos motores (p. ej., lavado de manos, puesta en orden de objetos, comprobaciones) o respuestas cognitivas o actos mentales (p. ej., rezar, contar o repetir palabras en silencio) de carácter repetitivo que la persona se ve obligada a realizar de manera persistente siguiendo unas pautas concretas como método de prevención y reducción de malestar. El objetivo de estos comportamientos u operaciones mentales es la prevención o reducción del malestar o la prevención de algún acontecimiento o situación negativos; sin embargo, estos comportamientos u operaciones mentales o bien no están conectados de forma realista con aquello que pretenden neutralizar o prevenir o bien resultan claramente excesivos

¿Cuáles son las compulsiones más frecuentes?

  • Lavado, limpieza y desinfección. El lavado puede ser del propio cuerpo, de la ropa, de la casa, de las mascotas, o incluso de los propios hijos. Las personas que realizan este tipo de rituales o compulsiones son conscientes de que sus conductas de lavado, limpieza o desinfección son excesivas, sin embargo, normalmente no tienen la sensación de estar realmente limpias o desinfectadas, de forma que se lavan una y otra vez cuando les asaltan las dudas de contaminación o suciedad.
  • Comprobación. Consiste en comprobar o asegurarse de que algo negativo no ha sucedido o de que no se ha cometido ningún error o imprudencia. A veces las comprobaciones pueden hacerse mentalmente.
  • Orden y simetría. Las compulsiones de orden y la simetría pueden darse con todo tipo de objetos o utensilios.
  • Repetición o contar. Se puede repetir multitud de comportamientos o acciones mentales, a veces siguiendo normas fijas o en un número determinado de veces. También es frecuente repetir mentalmente palabras, frases, matrículas de vehículos o canciones.
  • Acumulación. Las personas con este tipo de compulsiones coleccionan o guardan objetos que realmente no son útiles y que ocupan un espacio innecesario.

Las personas que sufren un Trastorno Obsesivo Compulsivo no se ven capacitadas para controlar las obsesiones y las compulsiones, sin embargo, paradójicamente son conscientes de que son productos de sí mismas. Además consideran, en algún momento del curso del trastorno, que son excesivas e irracionales.

Tal y como señala Damian Alcolea en el vídeo, las personas que sufren Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) tardan de media 7 años en pedir ayuda profesional. Si te sientes identificado con lo que Damián expone en el vídeo  y con lo que posteriormente hemos detallado, y estás interesado en iniciar un tratamiento psicológico para el Trastorno Obsesivo Compulsivo en Murcia, te animamos a que contactar con nosotros, podemos ayudarte a reducir el malestar que te provocan las continuas obsesiones y compulsiones.