TINDER: La aplicación para ligar online que causa furor.

TINDER: La aplicación para ligar online que causa furor.

Las nuevas tecnologías han revolucionado el ancestral arte de la seducción. El surgimiento de las aplicaciones móviles para ligar debemos considerarlo un hito que ha alterado nuestra manera de ligar. Las “apps de ligoteo” han crecido y evolucionado de manera exponencial en los últimos años.

Internet nos facilita la búsqueda de nuevas relaciones. Muchas personas utilizan estas aplicaciones para superar las barreras sociales y/o culturales, el exceso de trabajo, la timidez o la falta de habilidades sociales en la búsqueda de relaciones. El uso de las aplicaciones móviles para ligar es considerado actualmente algo totalmente normal ya que son usadas por miles de personas cada día para encontrar pareja sentimental, un compañero/a con el que simplemente tener sexo o cualquier otro tipo de relación.

TINDER, nacida en el 2012, es la aplicación geosocial de moda que permite a los usuarios ligar por internet de manera cómoda, sencilla y gratuita. Esta aplicación está barriendo el mercado de las citas online.  Es de fácil acceso y de uso sencillo, simplemente es necesario disponer de un perfil de Facebook para poder disfrutar de esta aplicación. Una de las opciones más novedosas de esta aplicación es el uso de la geolocalización.

La aplicación no nos permite poner mucha información sobre quiénes somos. La única información que el resto de usuarios puede ver sobre nosotros es nuestro nombre, nuestra edad y nuestro sexo. También, permite que subamos a nuestro perfil un total de 6 fotografías para que el resto de usuarios pueda ver cómo somos físicamente. También, debido al sistema de geolocalización que TINDER ofrece, nos solicita que especifiquemos lo cerca o lo lejos que nos gustaría encontrar a esa persona que buscamos. La aplicación geolocaliza a las personas que se encuentran dentro del rango de distancia que nosotros hemos seleccionado. ¡Esto ha supuesto una auténtica revolución!

Una vez configurado el perfil en TINDER la aplicación nos comienza a mostrar fotografías de personas afines a nosotros por cumplir con las características que hemos seleccionado anteriormente durante la configuración de nuestro perfil.

Solo tenemos que clickear la opción de “ME GUSTA” o “NO ME GUSTA” cada vez que TINDER nos muestra la fotografía de una persona. Si la otra persona también da “ME GUSTA” a nuestra fotografía se establece lo que TINDER denomina “MATCH” (coincidencia de perfiles). Esto quiere decir que ambas personas se han gustado. Cuando dos personas coinciden en marcar que están interesados en el otro salta un mensaje en la pantalla que pone: ¡Hay una coincidencia!.

Y, a partir de esta coincidencia, TINDER ofrece la posibilidad de iniciar una conservación mediante la opción de chat. Es decir, solo se puede interactuar con las personas en las que el interés es recíproco.

En TINDER todo está pensado al milímetro, no quiere que nos sintamos frustrados por no gustar a otras personas. Por lo que, solo nos informa de las personas a las que les gustamos pero no de las personas que han pulsado el botón de NO ME GUSTA al ver nuestra fotografía.

TINDER ha recibido muchas críticas, desde que fue lanzada al mercado en el año 2012, por potenciar las relaciones superficiales y por hacer hincapié en el aspecto físico como reclamo. Pero, siendo honestos, ¿esto no es lo mismo que sucede en la vida real?

A priori tendemos a fijarnos en la apariencia de las personas. Si una persona nos resulta atractiva capta nuestra atención y se nos despierta el interés por conocerla, ¿o no?

TINDER apuesta por facilitar la búsqueda de las relaciones. Todo es demasiado sencillo, en tan solo unos segundos nos permite contactar con personas cercanas a nosotros. Actualmente estamos viviendo en la cultura de la inmediatez y TINDER ha sabido adaptarse a lo que la sociedad actual demanda: no pensar demasiado, rapidez, comodidad, simplicidad e inmediatez.

Esto está favoreciendo que muchos jóvenes no cuenten hoy en día con las habilidades sociales necesarias para iniciar, mantener o finalizar conversaciones. El arte de la seducción hoy en día corre peligro. Lo que realmente está de moda es el “LO QUIERO, LO QUIERO YA Y SIN ESFUERZO”.

Pero entonces, ¿debemos criticar o posicionarnos en contra del uso de las aplicaciones para ligar como TINDER? ¡Por supuesto que NO! El uso de estas aplicaciones para ligar es el resultado de una realidad cambiante. Todo depende del uso que nosotros hagamos de estos recursos. Utilizar TINDER de manera excesiva y compulsiva si puede resultar negativo para nosotros. Establecer el uso de estas aplicaciones como la principal vía de comunicación con otras personas para ligar no es recomendable.

Debemos fomentar la interacción social “cara a cara” con otras personas para fortalecer así nuestras habilidades sociales. Si limitamos nuestra interacción con otras personas a través de estas aplicaciones nos volveremos cada vez menos hábiles en nuestras relaciones sociales y estableceremos vínculos más superficiales. Somos seres sociales y el uso excesivo de estas aplicaciones nos convierte en personas tremendamente hábiles para ligar y desenvolvernos en el mundo 2.0., pero carentes de habilidades para interactuar en el mundo real.

¿Utilizas TINDER o alguna otra aplicación para ligar? ¿Te gustaría compartir con nosotros tu opinión sobre estas aplicaciones? ¡Nos encantaría leer vuestros comentarios!

Dejar un comentario

Tu email no será publicado.