Problemas de conducta

problemas de conducta murcia

Problemas de conducta en niños

Los problemas de conducta, durante la infancia y la adolescencia, son el principal motivo por el que los padres solicitan asesoramiento psicológico. En ocasiones, tan sólo es necesario poner a disposición de los padres una serie de pautas y estrategias para que puedan hacer frente de manera eficaz a las conducta negativas de su hijo, en cambio, en otros casos es necesario que el niño o el adolescente acuda a consulta para iniciar un tratamiento psicológico para los problemas de conducta.

Los niños o adolescentes, con problemas de conducta, requieren la ayuda de sus familiares para aprender a sustituir los comportamientos negativos y desadaptativos que manifiestan, por comportamientos que les permitan adaptarse a su entorno de manera adecuada y funcionar con normalidad en su día a día.

Sin embargo, los padres, de niños o adolescentes con problemas de conducta, no siempre disponen de las herramientas adecuadas para ayudar a sus hijos a cambiar sus conductas, y a pesar de implicarse activamente en la educación de sus hijos, sus acciones no resultan eficaces, e incluso en ocasiones, las conductas negativas del niño se incrementan. En este momento, es necesario que los padres se dispongan a buscar orientación y/o asesoramiento psicológico para abordar eficazmente los problemas de conducta de su hijo.

Los padres son la pieza clave del tratamiento psicológico de los problemas de conducta de sus hijos, se convierten así en agentes de cambio, y por tanto, deben implicarse activamente en el mismo. Por ello, el psicólogo debe ofrecer a los padres los recursos necesarios para generar conductas positivas y disminuir las conductas inadecuadas en sus hijos.

Los niños con problemas de conducta necesitan normas y límites. Los padres deben ofrecer disciplina y cariño en la misma medida, ambos son necesarios para que el niño pueda desarrollar conductas adecuadas.

Es importante conocer que el niño repite de manera persistente aquellas conductas que le reportan algún beneficio. Si el niño manifiesta conductas inadecuadas de manera repetida, posiblemente sea debido a que obtiene algún beneficio tras la realización y puesta en marcha de las mismas. Ese beneficio puede ser simplemente la atención de los padres. Es posible que el niño haya aprendido que la única manera de atraer la atención de sus padres sea “portándose mal”.

El tratamiento psicológico tiene como objetivo modificar las conductas de los padres que retroalimentan las conductas inadecuadas del niño o adolescente. Por otro lado, será necesario que el niño o el adolescente tome conciencia de los actos que realiza, se responsabilice de las conductas que lleva a cabo y asuma las consecuencias derivadas de su mal comportamiento.

Muchos padres se sienten estresados, frustrados y desesperanzados al no poder controlar las continuas conductas desadaptativas de sus hijos y la dinámica de la familia se ve gravemente alterada. En estos casos, es recomendable que los padres soliciten orientación y/o asesoramiento psicológico para, bajo la supervisión de un profesional, actuar y aunar esfuerzos para ayudar al niño o al adolescente.

¿Cuáles son los problemas de conducta más frecuentes por los que los padres solicitan asesoramiento psicológico?

  • Desobediencia.
  • Rabietas.
  • Agresividad.
  • Peleas.
  • Amenazas.
  • Conductas disruptivas.
  • Rechazo de las normas establecidas en casa o en el colegio.
  • Conductas oposicionistas y desafiantes.