Miedos Infantiles

miedos-infantiles-en-murcia

Miedos Infantiles

El miedo es una emoción natural, todos los niños tienen miedos. Los miedos infantiles tienen una función adaptativa, ayudan a los niños a estar en alerta ante posibles situaciones amenazadoras, por lo que podemos decir que tener miedo les protege de los peligros. La presencia de miedos son normales y posiblemente necesarios para el adecuado desarrollo psicológico del niño.

Los miedos son muy frecuentes durante la infancia. Los niños experimentan miedos de diversa índole a lo largo de su desarrollo. Por lo general, es mayor la presencia de miedos en niñas que en niños, tanto por el mayor número de miedos que presenta, como por la intensidad de los mismos. El periodo de máxima intensidad de los miedos es entre los 2 y los 4 años de edad.

La mayoría de los miedos son transitorios, se desvanecen con el tiempo, son de baja intensidad, y son propios de una etapa evolutiva concreta. Sin embargo, un pequeño porcentaje de miedos infantiles perduran en el tiempo, extendiéndose incluso hasta la adolescencia y la adultez.

Tener un miedo durante la infancia debe ser considerado como un problema cuando altera el funcionamiento de la vida cotidiana del niño y por consiguiente, la dinámica de la familia.

Los miedos durante la infancia son normales y necesarios, sin embargo, cuando el miedo aparece ante estímulos inocuos, es decir, no amenazantes, ni peligrosos, ocasionando un intenso malestar en el niño, estaríamos hablando de un miedo desproporcionado, irracional y desadaptativo, y por tanto, ya no hablaríamos de miedo infantil sino de fobia infantil.

Las fobia infantil o el miedo intenso irracional y desproporcionado, no puede controlarse de manera voluntaria, por lo que el niño se encuentra con grandes dificultades para poder afrontar por sí sólo el miedo que experimenta. Por ello, lo que sucede en las fobias o miedos infantiles es que el niño evita aquello que teme, no afronta sus miedos y tiende a evitar y a alejarse de ellos.

Es ahí donde reside el problema. Estas conductas de evitación no son recomendables porque alimentan y fortalecen el miedo que el niño siente, la única manera de superar el miedo irracional es afrontando, bajo la supervisión de un profesional, los miedos de manera controlada. Los padres deben proporcionar confianza, apoyo y seguridad, pero no sobreproteger, con el objetivo de dotar al niño de las habilidades necesaria que le permitan afrontar sus miedos.

Por ello, si observa que su niño tiene un miedo excesivo que le genera un intenso malestar y le repercute en las actividades de su vida diaria, es recomendable que consulte a un profesional para recibir orientación y/o asesoramiento acerca de las estrategias a llevar a cabo.

¿Qué tipo de miedos irracionales o fobias son comunes durante la infancia y adolescencia?

  • Miedo a la tormenta o a los ruidos fuertes (globos, petardos, truenos, cohetes,etc.).

  • Miedo a la oscuridad.

  • Miedo a personas extrañas.

  • Miedo a la separación de los padres.

  • Miedo a la oscuridad.

  • Miedo a los animales.

  • Miedo a la sangre, a las heridas y al daño físico

  • Miedos a monstruos o seres imaginados.

  • Miedo a ir al colegio.

  • Miedo a estar solo.

  • Miedo a las relaciones sociales.

  • Miedo al aspecto físico.

  • Miedo a la muerte.