Enuresis y Encopresis en niños

enuresis-y-encopresis-murcia

Enuresis y encopresis

Enuresis

El término enuresis hace referencia a la emisión de orina o a lo más comúnmente conocido como “hacerse pipí”, de manera repetida e involuntaria, en sitios inapropiados, ya sea de manera voluntaria o involuntaria por parte del niño.

Aproximadamente, se estima que un 15% de los niños de 5 años de edad, y el 1,5% de los adolescentes de 15 años, tienen problemas para controlar los esfínteres y se “hacen pipí” de manera involuntaria. Además, es más común la presencia de enuresis o emisión de orina de manera involuntaria en niños, las niñas adquieren el control de la micción antes que los niños.

La enuresis suele disminuir con la edad, pero es aconsejable abordar el problema lo antes posible y consultar a un profesional para evitar que el niño no sufra por las consecuencias psicológicas y sociales asociadas al “hacerse pipí”.

Normalmente, los niños comienzan a controlar los esfínteres, en torno al 1,5 y los 3 años de edad. Por lo que, para considerar el “hacerse pipi” como un problema que merezca atención clínica por parte de un profesional, el niño ha de tener al menos 5 años, y si los padres observa que el niño se “hace pipi” de manera involuntaria con una frecuencia de al menos 2 veces al mes.

Es necesario distinguir entre enuresis funcional y enuresis orgánica. La enuresis orgánica es consecuencia o está relacionada con alguna alteración del organismo del niño, por lo que no es competencia del psicólogo, sino del pediatra, atender este problema relacionado con el control de esfínteres. Sin embargo, la enuresis funcional, sí merece atención clínica por parte del psicólogo, ya que no está relacionada con ninguna alteración del organismo.

En primer lugar, siempre es realizar al niño un examen médico que certifique que el niño no presenta ninguna enfermedad ni alteración en su organismo que le pueda estar provocando problemas con el control de esfínteres. Posteriormente, y previamente descarta la presencia de una alteración orgánica, es recomendable solicitar ayuda psicológica para recibir orientación y asesoramiento.

Por otro lado, el niño puede “hacerse pipi” por el día, por la noche o en ambos momentos del día. Por lo que, a su vez, se debe especificar si es enuresis diurna, nocturna o mixta, atendiendo a la ocurrencia o momento del día en el que el niño se “hace pipí”.

Es recomendable buscar ayuda profesional para abordar de manera adecuada este problema, ya que la enuresis puede tener consecuencias psicológicas para el niño o el adolescente y su familia.

Encopresis

El término encopresis hace referencia a evacuar de manera repetida heces en lugares no apropiados, o a lo más comúnmente conocido como “hacerse caca”.

El “hacerse caca”, de manera voluntaria o involuntaria, debe considerarse un problema cuando el niño tiene una edad superior a los 4 años. Normalmente remite con la edad, y presenta altas tasas de remisión espontánea, sin embargo, es necesario abordar el problema antes de que las consecuencias psicológicas y sociales derivadas del mismo, puedan hacer sufrir al niño o adolescente.

La prevalencia de niños menores de 5 años que presentan encopresis en del 1%, siendo mucho menor que la prevalencia de niños con diagnóstico de enuresis. Por otro lado, se estima que aproximadamente el 25% de los niños que se “hacen caca”, también se “hacen pipí”. Además, es más común la presencia de encopresis o evacuación de heces en niños.

Si el niño padece alguna enfermedad médica, alteración orgánica o ingiere sustancias (laxantes), no es competencia del psicólogo atender este problema. El tratamiento debe ser combinado, es recomendable que el niño reciba tratamiento médico y psicológico.