estres psicologo murcia

Estrés

El estrés es una respuesta del organismo que se pone en marcha cuando una persona considera que no dispone de los recursos necesarios para hacer frente o resolver una determinada situación y por ende, se siente sobrecargada. La persona valora la situación como algo que excede de sus recursos y pone en peligro su bienestar personal.

La principal respuesta psicológica asociada al estrés es la emocional. El estrés se acompaña de una sensación subjetiva de malestar emocional (distress).

Normalmente el estrés aparece cuando tenemos que enfrentarnos a situaciones nuevas o adaptarnos a un cambio, y continuamente, en nuestro día a día, tenemos que adaptarnos a multitud de cambios, por lo que tener un cierto nivel de estrés que nos permita estar activados para responder adecuadamente a dichos cambios es necesario. Sin embargo, el estrés se convierte en un problema cuando se cronifica e impide que la persona pueda funcionar con normalidad en todas las áreas de su vida. Pero, ¡el estrés no siempre es negativo!

En muchas ocasiones, sentirse estresado es una oportunidad para poner en marcha todos nuestros recursos y fortalezas, aumentar nuestra autoestima e incrementar las posibilidades de éxito en ocasiones futuras.

¿Cuáles son los síntomas psicológicos del estrés?

  • Dificultad para concentrarse.
  • Niveles elevados de ansiedad, inquietud y nerviosismo.
  • Irritabilidad.
  • Disminución de la capacidad para planificar y llevar a cabo tareas.
  • Dificultad para tomar decisiones.
  • Cambios en los hábitos de sueño.
  • Cambios en el apetito y en el peso.
  • Cambios en los hábitos de sueño.
  • Sentimientos de tristeza o ganas de llorar.
  • Sensación de agobio.
  • Sensación de agotamiento.
  • Preocupación.
  • Aumento de consumo de drogas (fumar más, beber más, etc.).
  • Tensión muscular.
  • Problemas digestivos.

¿Qué nos puede ocasionar estrés?

  • Eventos sociales que exigen algún tipo de cambio respecto al habitual ajuste de la persona: accidente, muerte de un ser querido, enfermedad, desastre natural, matrimonio, divorcio, pérdida de trabajo, cambio de domicilio, la maternidad o paternidad, etc.
  • Sucesos cotidianos que nos suceden en nuestro día a día pero que nos causa irritabilidad, frustración y sobrecarga: pérdida de objetos importantes, situaciones climatológicas, atascos, discusiones, conflictos con compañeros de trabajo, decepciones, etc.

¿En qué consiste el tratamiento psicológico para la reducción del estrés?

En el tratamiento psicológico para la reducción del estrés se utilizan técnicas que tratan de facilitar la desactivación del organismo. A continuación se detallas las técnicas que con mayor frecuencia se utilizan en la consulta para ayudar a las personas a manejar su estrés:

  • Cambios en el estilo de vida.
  • Técnicas de respiración diafragmática.
  • Técnicas de relajación muscular progresiva.
  • Mindfulness.
  • Terapia Cognitiva-Conductual.
  • Terapia de Aceptación y Compromiso (TAC).

Si consideras que tienes un nivel de estrés que te dificulta poder funcionar con normalidad en tu día a día y crees que tu calidad de vida se ha visto mermada desde que sufres estrés, quizás sea el momento de comenzar a buscar soluciones. ¡No olvides que una cantidad excesiva de estrés puede tener consecuencias también sobre tu salud!

Reducir nuestro estrés no es complejo pero, en ocasiones, es necesario recibir ayuda psicológica para que nos orienten y asesoren sobre los cambios necesarios que debemos llevar a cabo en nuestro estilo de vida, y para ayudarnos a adoptar actitud más positiva y resolutiva hacia las situaciones o adversidades con las que tenemos que lidiar en nuestro día a día. Nuestra percepción de la situación y la actitud que elijamos para afrontar la situación que nos genera estrés son determinantes. ¡No es el estrés el que nos hace sufrir, sino la forma en que reaccionamos ante el estrés!