Los 10 falsos mitos del consumo de marihuana

Los 10 falsos mitos del consumo de marihuana

Esta entrada de blog surge con la finalidad de concienciar y sensibilizar sobre las consecuencias del consumo de marihuana, los riesgos asociados a la misma y las alteraciones que se producen en la vida de la persona que consume esta sustancia de manera continuada.

El cannabis se extrae de la planta Cannabis Sativa, con cuya resina, hojas, tallos y flores se elaboran las drogas ilegales más consumidas en nuestro país: el hachís y la marihuana.

Es relevante desmitificar muchas de las creencias erróneas extendidas entre la población, particularmente entre adolescentes, que defienden que la marihuana no causa efectos nocivos en el organismo. A continuación contraargumentamos, desde la evidencia empírica y apoyándonos en los datos ofrecidos por el National Institute on Drug Abuse, los diez falsos mitos más extendidos sobre el consumo de marihuana.

  1. La marihuana no es adictiva. FALSO.

A pesar de la creencia errónea tan extendida, la marihuana sí es adictiva. El cannabis actúa sobre el sistema de gratificación y recompensa cerebral, al igual que otras drogas, a través del estímulo de la liberación de dopamina. Por eso, el consumo continuado de cannabis produce adicción. Las investigaciones realizadas hasta la fecha estiman que aproximadamente el 9 por 100 de las personas que consumen marihuana desarrollan una adicción. Entre las personas que han empezado a consumir marihuana en la adolescencia o la juventud, se sabe que alrededor del 17 por 100 de las mismas se vuelven adictas a la marihuana, y entre el 25 y el 50 por 100 de las personas que consumen marihuana a diario, desarrollan finalmente una adicción a la sustancia.

  1. La marihuana no afecta a los pulmones. FALSO.

La marihuana irrita los pulmones. Las personas que consumen de manera frecuente marihuana pueden tener problemas respiratorios. El humo que se desprende al fumar marihuana consiste en una mezcla tóxica de multitud de gases y partículas, muchas de las cuales son altamente perjudiciales para los pulmones. La marihuana provoca enfermedades como la bronquitis, el enfisema pulmonar o el cáncer de pulmón. Incluso, el consumo poco frecuente de marihuana puede provocar ardor y picazón en la boca, acompañado de una fuerte tos.

  1. La marihuana no altera la frecuencia cardíaca. FALSO.

La frecuencia cardíaca se incrementa notablemente poco después de consumir marihuana, este efecto puede durar alrededor de 3 horas. Consumir marihuana hace que el corazón lata más rápido y aumenta el riesgo de arritmias cardíacas. Una reciente investigación afirma que los consumidores de marihuana tienen un aumento de 4.8 veces en el riesgo de ataque cardíaco en la primera hora después de haber fumado la droga. Este riesgo es más elevado en las personas de edad avanzada o en aquellos con vulnerabilidades cardíacas.

  1. La marihuana no influye en la inteligencia. FALSO.

Las personas que consumen marihuana frecuentemente, funcionan a un nivel intelectual reducido la mayor parte del tiempo. Además, la marihuana afecta a la memoria y a la atención, dificulta la adquisición de nueva información y por tanto interfiere en el aprendizaje. Los efectos de la marihuana sobre la atención, la memoria, el aprendizaje y la inteligencia en general pueden durar días e incluso semanas después de que desaparezcan los efectos agudos de la droga. Diversos estudios que han analizado los efectos de la marihuana en adolescentes, han concluido que los menores que consumen marihuana pueden perder un promedio de 8 puntos de su coeficiente intelectual, y no recuperarlos a pesar de que más adelante dejen de consumirla.

  1. Consumir marihuana durante el embarazo no perjudica al bebé. FALSO.

El consumo de marihuana durante el embarazo perjudica gravemente la salud del bebé, puede afectar al desarrollo del feto, aumentar las posibilidades de bajo peso al nacer e incrementar el riesgo de problemas neuroconductuales en los bebés. Debido a que los compuestos de la marihuana imitan a compuestos químicos endocannabinoides propios del cuerpo, las mujeres que consumen marihuana durante el embarazo alteran el sistema endocannabinoide que se está desarrollando en el cerebro del feto. Las consecuencias posteriores para el niño podrían incluir graves problemas de atención, memoria y resolución de problemas. Es recomendable la abstinencia absoluta ya que, debido a su elevada liposolubilidad, se transmite a través de la placenta y posteriormente a través de la lecha materna.

  1. No es peligroso conducir si has consumido marihuana. FALSO.

La marihuana afecta a la coordinación motriz y aumenta el tiempo de reacción, por tanto, una personas que conduce bajo los efectos de la marihuana tiene una mayor probabilidad de estar involucrado en un accidente de tráfico. Investigaciones recientes afirman que el consumo de marihuana duplica el riesgo de tener un accidente en la carretera.

  1. El consumo de marihuana no altera la vida diaria de las personas. FALSO.

Sin duda, el consumo de marihuana puede causar problemas en la vida diaria o empeorar los problemas existentes de una persona. La mayoría de consumidores frecuentes de marihuana afirman estar menos satisfechos con sus vidas, tienen una salud física y mental más deficiente, más problemas en sus relaciones sociales y menos éxitos académicos y profesionales en comparación con sus iguales que no consumen. En concreto, el consumo de marihuana se asocia con una mayor probabilidad de abandonar los estudios durante la Educación Secundaria Obligatoria, y con un mayor nivel de ausencias, tardanzas, accidentes, reclamos por indemnizaciones y rotación laboral, en trabajadores.

  1. Una enfermedad mental no puede precipitarse por el consumo de marihuana. FALSO.

Numerosas investigaciones han relacionado el consumo crónico de la marihuana con las enfermedades mentales. El consumo de marihuana es un factor de riesgo y precipitante en población vulnerable, e incluso hay indicios que sugieren que la marihuana podría causar esquizofrenia en población no vulnerable. El consumo de cannabis puede dar lugar a varios tipos de trastornos mentales, entre los que se incluyen los trastornos psicóticos. Fumar marihuana aumenta más de 5 veces el riesgo de padecer psicosis a lo largo de la vida. Cuanto antes se empieza a consumir, mayor es el riesgo de aparición de una enfermedad mental.

  1. La marihuana no agrava el curso de una enfermedad mental. FALSO.

En personas diagnosticadas de esquizofrenia que consumen marihuana, se ha observado una menor adherencia al tratamiento y un aumento de la sintomatología psicótica. Los efectos de la marihuana son más intensos en personas con esquizofrenia, las funciones cognitivas, el aprendizaje, la memoria, la vigilancia y los síntomas como la acatisia, la rigidez y las discinesias, se ven significativamente acentuados tras el consumo.

  1. La marihuana es recomendable para reducir la ansiedad y mejora el estado de ánimo. FALSO.

La marihuana, si es consumida a dosis altas, puede producir cuadros de ansiedad, a pesar de que inmediatamente, después del consumo, aparezcan efectos como la relajación o somnolencia. A su vez, aumenta la incidencia de depresión y, además, se han encontrado asociaciones entre el consumir de marihuana y los pensamientos suicidas en adolescentes, los trastornos de personalidad y la falta de motivación para realizar actividades que previamente resultaban gratificantes.

Las drogas, como la marihuana, te atrapan, y las personas adictas a esta sustancia, consideran imposible abandonar el consumo e iniciar un proceso de rehabilitación. Sin embargo, siempre es un buen momento para iniciar un cambio.

Si eres consciente de que la marihuana te está interfiriendo en el adecuado desarrollo de tu vida diaria y sientes la motivación necesaria para iniciar un cambio, es recomendable iniciar un tratamiento psicológico para superar la adicción en adultos.

Por otro lado, si observas indicadores en tu hijo adolescente  de un consumo excesivo de marihuana, debes saber que cuanto antes se inicie el tratamiento psicológico para superar la adicción en adolescentes, menores serán los riesgos asociados al consumo. Abordar el problema antes de que esté firmemente instaurado, garantiza mejores resultados.

 

Comentarios (4)

  • Jon Responder

    Wow Sofía!

    Ha quedado bastante claro todo. Lo comparto para que esto llegue a más gente.

    Un saludo

    27 mayo, 2016 at 13:33
    • Sofia Gil
      Sofia Gil Responder

      Muchísimas gracias Jon, te agradecemos enormemente que compartas nuestro artículo. ¡Un abrazo!

      29 mayo, 2016 at 13:16
  • José Luis Hernández Laguna Responder

    Es importante decirles a ustedes que yo como Director de un Centro Especializado en Adicciones recibo muy frecuente a pacientes con un diagnóstico Psiquiátrico de Esquizofrenia su característica es que son adictos a la marihuana desde edades muy tempranas (12 o 15 años) y esto ocurre muy a menudo comento esto por aquellos jóvenes que dicen que fumar mota no causa mal que es natural y que ya casi la legalizan

    2 noviembre, 2016 at 11:31
    • Sofia Gil
      Sofia Gil Responder

      Buenos días José Luis, un millón de gracias por compartir con nosotros tu experiencia. Estoy totalmente de acuerdo contigo, lo que comentas no es más que una realidad. Por desgracia, cada vez son más los casos de adolescentes que acuden a consulta con sintomatología psicótica como consecuencia de haber consumido marihuana a edades tempranas. Muchísimas gracias por tu aportación. ¡Es de gran ayuda para todas las personas que leen este Blog! Un abrazo.

      5 noviembre, 2016 at 11:47

Dejar un comentario

Tu email no será publicado.