La Ludopatía en la mujer: El juego no es solo cosa de hombres

La Ludopatía en la mujer: El juego no es solo cosa de hombres

La elevada tasa de prevalencia de personas con adicción al juego a nivel mundial y la variedad de tipos de juegos que cada vez están más accesibles en la población, nos alertan de la necesidad de una atención sanitaria que aborde este problema de manera integral para prevenir que continúe incrementándose el número de personas afectadas por esta adicción.

El juego es para la mayoría de las personas un modo de entretenimiento o bien una actividad económica de la que se puede obtener una cuantiosa rentabilidad, sin embargo, el juego puede llegar a escapar del control del individuo y conllevar graves consecuencias en todos los ámbitos de la vida de la personas. En esta entrada de Blog vamos a hablar en concreto de la ludopatía en mujeres como un problema que existe en nuestra sociedad pero aparentemente invisible.

¿Qué sabemos hoy en día de las mujeres con ludopatía o adicción al juego?

Son escasas las investigaciones realizadas hasta la fecha sobre la mujer jugadora, a pesar de que el 31 por 100 de la población jugadora patológica española son mujeres.

Es un hecho evidente que la tasa de prevalencia de hombres jugadores patológicos es significativamente más elevada que la de las mujeres, no obstante, la mujer jugadora existe y el número de afectadas por esta adicción es considerable (uno de cada tres personas que juegan son mujeres), por lo que merece ser tenida en cuenta.

Diversos estudios, han puesto de manifiesto la existencia de diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a la adicción al juego se refiere. Por lo que se puede afirmar que existen perfiles diferenciales en función del sexo y por tanto, el tratamiento psicológico no debe ser un tratamiento estándar sino que por el contrario debe adaptarse a la características personales (sexo, edad, nivel cultural, etc.) que presentan las personas que buscan ayuda psicológica para superar la ludopatía.

Los tipos de juego que con mayor frecuencia prefieren las mujeres con adicción a los juegos de azar son el bingo, las máquinas tragaperras y los cupones.

Normalmente, la mujer se siente motivada para jugar cuando tiene un estado de ánimo bajo y como vía de escape para dejar de pensar en sus problemas o preocupaciones. En cambio, el hombre juega para buscar nuevas sensaciones o para obtener un beneficio económico.

¿Por qué la mujer con ludopatía NO busca ayuda psicológica para superar su adicción?

Son escasas las mujeres que solicitan ayuda terapéutica, por lo que este hecho limita notablemente las investigaciones que se pueden llevar a cabo en este ámbito. En concreto, tan sólo el 10-15% de jugadores que reciben tratamiento son mujeres. Es decir, aproximadamente por cada diez hombres que solicitan ayuda terapéutica, una mujer solicita asistencia para dejar de jugar.

Sin duda, la mujer jugadora sufre mayor estigmatización social que el hombre, además el apoyo familiar brindado por la pareja o los hijos es mucho menor, por lo que el problema no suele quedar en evidencia, sino que se produce la interiorización del mismo, manifestándose a través de estados depresivos o trastornos psicosomáticos (Corral, Echeburúa e Irureta, 2005).

El rechazo social hacia la mujer jugadora repercute en la falta de reconocimiento del problema, y en la búsqueda de ayuda terapéutica, produciéndose ésta cuando el trastorno ya se encuentra firmemente instaurado. Parece irremediable el no poder obtener datos sobre muestras de mujeres adictas al juego hasta que no aumente el número de mujeres que solicitan ayuda terapéutica, por lo que habrá que aunar esfuerzos y abogar por la identificación precoz del problema. En este contexto, la prevención se vuelve indispensable, será necesario atender a la población expuesta a factores de riesgo y detectar posibles indicios del trastorno.

Por último, destacar que la adicción al juego supone un gran impacto en el entorno de la mujer jugadora, convirtiéndose éste en una fuente de problemas para sus allegados. En concreto, se estima que por cada mujer con ludopatía se ven afectados de 10 a 20 personas entre familiares, amigos y compañeros de trabajo (Ochoa y Labrador, 1994).

Esperamos que este artículo haya servido para contribuir a hacer más visible y concienciar del alto número de mujeres ludópatas que existen en nuestro país y que por el estigma social, asociado a la mujer que tiene una adicción, no solicitan tratamiento psicológico. Si te gustaría continuar leyendo sobre la ludopatía te recomendamos el artículo “atrapado en la adicción al juego” para continuar profundizando sobre este tema.

Dejar un comentario

Tu email no será publicado.