La Fibromialgia es un síndrome de etiología desconocida que ocasiona a quien lo padece cansancio, fatiga  y dolor en los músculos, ligamentos y tendones del cuerpo durante al menos 3 meses. La Fibromialgia evoluciona hacia la cronicidad y suele permanecer estable sin un empeoramiento progresivo.

Es muy frecuente en España, está presente en un 20% de las consultas reumatológicas, y afecta principalmente a mujeres. El inicio de los síntomas suele tener lugar entre los 25 y los 45 años, siendo la prevalencia más alta entre los 40 y los 49 años, y prácticamente es inexistente la presencia de casos en personas mayores de 80 años.

Puede presentarse de manera aislada o asociada a otras enfermedades. No tiene una causa conocida.

¿Cuáles son los síntomas principales de la Fibromialgia?

La Fibromialgia es un síndrome, es decir, un conjunto de síntomas. De estos síntomas, el más importante y característico es el dolor generalizado.

En ocasiones, el dolor comienza en todo el cuerpo a la vez, y en otras, se concentra en un punto determinado como el cuello, hombro, espalda, etc. y desde ahí se extiende a otras partes. Muchas personas que han sido diagnosticadas de Fibromialgia dicen que experimentan un malestar general parecido al que siente cuando nos ponemos enfermos de gripe.

El dolor de la Fibromialgia produce una sensación de hinchazón y molestia sobre todo en manos y pies. En ocasiones, también es común la sensación de rigidez al levantarse por las mañanas, tener contracciones musculares y hormigueos en las manos.

Además del dolor, que genera a las personas un intenso malestar, otros de los síntomas más característicos de este síndrome son la fatiga y el cansancio. Las personas con fibromialgia refieren sentirse sin energía, sin fuerza. Prácticamente cualquier movimiento que realizan les produce dolor y por ello pasan la mayor parte del tiempo sin hacer ningún esfuerzo y evitando realizar cualquier tipo de ejercicio físico. Sin embargo, el llevar una vida sedentaria trae consigo consecuencias negativas como que la masa muscular se empobrece y el nivel de movilidad va disminuyendo cada vez más.

Se estima que el 70 – 80% de pacientes con Fibromialgia se quejan de tener problemas para dormir durante la noche. A su vez, también son frecuentes los dolores de cabeza, tener periodos menstruales dolorosos, y presentar dificultades para concentrarse o incluso pequeños fallos del memoria.

Normalmente, los síntomas se alteran o agudizan con los cambios de tiempo, temperatura, cambios hormonales (estados premenstrual o menopáusico), estrés, depresión, ansiedad, falta de sueño y nivel de actividad (sedentarismo o la realización de esfuerzo excesivo).

¿Hay algún tratamiento para la Fibromialgia?

Hasta el momento, la Fibromialgia no tiene un tratamiento que produzca una mejora significativa de la sintomatología. No obstante, hay una serie de pautas y recomendaciones que han demostrado mejorar la calidad de vida y favorecer un adecuado nivel de bienestar en las personas que sufren este síndrome. Es importante hacer alusión a que muchas personas con Fibromialgia se deciden a iniciar un tratamiento psicológico y los resultados obtenidos son muy favorables: comienzan a sentirse mejor físicamente a raíz de reducir su sintomatología ansiosa y depresiva mediante la terapia psicológica.

Actualmente, la medida más eficaz para combatir la Fibromialgia es la práctica regular de ejercicio físico adecuada a los síntomas.

Por otro lado, muchas personas también se deciden a iniciar un tratamiento farmacológico. Existen medicamentos que regulan el sueño y hacen disminuir el dolor. Los fármacos antidepresivos usados a dosis bajas están siendo utilizados para tratar el dolor, mejorar el sueño y paliar el cansancio por las mañanas. Tardan en actuar varias semanas y tienen algunos efectos secundarios. En cualquier caso, antes de tomar alguno de estos medicamentos, es necesario que consultes a un profesional.

Si tras leer este artículo te has sentido identificada con los síntomas que hemos mencionado y estás interesada en iniciar un tratamiento psicológico para la Fibromialgia en Murcia, te animamos a que contactes con nosotros sin ningún compromiso.

Si acudes a un profesional (psicólogo, psiquiatra, reumatólogo, etc) es importante que previamente te cerciores que disponen de la formación necesaria para realizar un buen diagnóstico diferencial y determinar si finalmente los síntomas que presentas responden al síndrome conocido como Fibromialgia.

Os facilitamos una GUÍA PARA COMPRENDER LA FIBROMIALGIA en formato PDF por si es de vuestro interés continuar profundizando en este tema.