“Educar la mente sin educar el corazón no es educar en absoluto”. Aristóteles.

En nuestro día a día todos hablamos de las emociones con frecuencia, casi todo el mundo cree saber qué es una emoción hasta que intenta definirla. En tu caso, ¿podrías definir o explicar qué es una emoción? ¡Resulta difícil hacerlo!

Hay multitud de definiciones ya que es un concepto ambiguo y muy difícil de definir debido a que la palabra “emoción” podría estar haciendo alusión a un concepto carente de límites precisos. No existe una definición clara para el término emoción y los profesionales no llegamos a un consenso, de todas formas, vamos a compartir con vosotros una definición que creemos que es muy completa sobre lo que significativa “emoción”:

¿Qué son las emociones?

Las emociones son procesos episódicos que, elicitados por la presencia de algún estímulo o situación, que ha sido evaluada y valorada como potencialmente capaz de producir un desequilibrio en el organismo, dan lugar a una serie de cambios o respuestas subjetivas, cognitivas, fisiológica y motor-expresvias; cambios que están íntimamente relacionados con el mantenimiento del equilibrio. Es decir, con la adaptación de un organismo a las condiciones específicas del medio ambiente en continuo cambio.

Si nos resulta difícil a los adultos entender el mundo de las emociones es atrevido pensar que esto puede resultar sencillo para los niños, hablar con los niños sobre las emociones no es tarea fácil. EMOCIONARIO es una herramiento útil que ayuda a los niños a adentrarse, desde una perspectiva lúdica, en el complejo pero alucinante mundo de las emociones.

¿Cómo puede ayudar el EMOCIONARIO a nuestro hijos?

Este libro infantil nos habla, nos enseña el significado, y nos proporciona un recorrido por 42 emociones de manera divertida, práctica y sencilla. Cada emoción viene acompañada de una ilustración que la define y un texto que explica en qué consiste y cómo se manifiesta dicha emoción. ¡Una maravilla!

El EMOCIONARIO es sencillamente un diccionario de emociones, ayuda a los niños a conocer, identificar y expresar sus emociones. A su vez, también es una herramienta muy útil para profesionales interesados en trabajar la educación emocional con los más pequeños (profesores, psicólogos, pedagogos, etc.). ¡Este libro proporciona multitud de ideas para trabajar las emociones!

El EMOCIONARIO ha sido diseñado para que cualquier persona a partir de los 3 años de edad pueda beneficiarse de su contenido. Es decir, desde los 3 años en adelante, sin importar la edad, tanto niños como adultos pueden hacer uso de este libro. Aunque, es recomendable que hasta los 9 años el niño trabaje y lea este libro acompañado de adulto para poder obtener del libro el máximo beneficio. Entre los 10 y los 12 años los niños pueden ya realizar una lectura individual de cada una de las emociones y pueden beneficiarse de los contenidos del libro sin necesitar el acompañamiento de un adulto.

Aprender a manejar eficazmente nuestras emociones antes que sean nuestras emociones las que se apoderen de nosotros, es imprescindible si deseamos tener una vida equilibrada y satisfactoria.

emocionario fotoLa infancia es sin lugar a duda el mejor momento para comenzar a adentrar a los niños en el mundo de las emociones. La educación emocional es hoy en día una asignatura pendiente. El bienestar emocional y la fortaleza psicológica de los más pequeños han quedado en un segundo plano y son los contenidos académicos los protagonistas de la educación de nuestros hijos. ¿No sería mejor una educación en la que a los contenidos académicos y al bienestar psicológico de los niños se les otorgara la misma importancia?

De hecho, diversos estudios han puesto de manifiesto que la autoconciencia, la confianza en uno mismo, la empatía y la gestión más adecuada de las emociones e impulsos perturbadores no sólo mejoran la conducta del niño, sino que también inciden muy positivamente en su rendimiento académico. ¡Es absurdo que hoy en día los profesionales que trabajamos día a día con los niños dejemos al margen el mundo de las emociones!

En las sesiones de psicología, muchas veces utilizamos la metáfora del volumen y el mando de la TV para explicar a los niños que hay ocasiones en las que debemos controlar nuestras emociones. Les explicamos que muchas veces cuando estamos en casa de manera repentina el volumen de la TV se dispara y nos molesta, ya que cuando el sonido de la TV es muy alto nos dificulta poder hacer otras actividades y nos causa malestar. Por ello, lo que hacemos inmediatamente es coger el mando de la TV y ajustar el volumen para que deje de ser molesto para nosotros. Esto es lo que sucede exactamente con las emociones, hay ocasiones en las que las emociones se disparan y es necesario controlar su intensidad y saber manejarlas adecuadamente para que no nos interfieran y no nos causen malestar.

Es nuestra responsabilidad ayudar a nuestros hijos para que sean competentes emocionalmente y se muevan por el mundo con libertad, seguridad y confianza en sí mismos. Debemos acompañarles en su desarrollo y ofrecerles la oportunidad de alcanzar la mejor versión de sí mismos. Conocer las emociones, identificarlas y saber manejarlas adecuadamente les va a permitir lidiar con los obstáculos y afrontar eficazmente las situaciones adversas con las que se encuentren.  Sin embargo, una persona que es controlada por sus emociones se sentirá desbordada, frustrada y en desequilibrio ante cualquier situación.

Nuestras emociones pueden convertirse en nuestra mayor fortaleza o en nuestra mayor debilidad, todo depende de como las manejemos.

[alerts title=”” type=”info”]libro-manual-para-sonar

Emocionario: Di lo que sientes.

Un itinerario a través de las emociones que tenemos cualquier ser humano. Con esta herramienta los niños crecerán aprendiendo a identificar cualquier sentimiento y aprenderán a controlarlos.

ver en amazon[/alerts]