¿Qué ventajas tiene ser bilingüe?

¿Qué ventajas tiene ser bilingüe?

Desde hace décadas se está estudiando e investigando sobre los efectos del bilingüismo en el cerebro, por ello hoy en día disponemos de mucha información al respecto.

El bilingüismo es el uso habitual de dos lenguas diferentes por una misma persona. Son numerosos los autores que defienden que el dominio de dos lenguas promueve el desarrollo de habilidades cognitivas, lingüísticas y sociales en su mayoría superiores a las de los hablantes monolingües, por lo que el aprendizaje de una segunda lengua resulta sumamente beneficioso para el individuo.

El lenguaje no es algo que exista fuera de nosotros, ‘vive’ en el cerebro. Aprender un solo idioma o dos de forma simultánea conforma unas redes neuronales distintas entre una persona monolingüe y otra bilingüe.

Podemos diferenciar 3 tipos de bilingüismo:

  1. Bilingüismo nativo: Aprendizaje simultáneo de dos lenguas durante las fases iniciales de la adquisición del lenguaje.
  2. Bilingüismo aditivo: Aprendizaje de una segunda lengua simultánea al mantenimiento activo del dominio de la lengua materna.
  3. Bilingüismo sustractivo: Pérdida de la lengua materna a medida que se aprende la segunda lengua.

¿Qué ventajas tiene ser una persona bilingüe?

  • Una persona bilingüe goza de una mayor competencia para desenvolverse en el mundo globalizado, en el que las barreras geográficas son casi inexistentes y las interacciones con personas de diferentes culturas son cada vez más frecuentes.
  • El bilingüismo potencia a su vez el desarrollo de la corteza frontal del cerebro, siendo ésta la responsable de las funciones ejecutivas, las cuales dirigen la toma de decisiones, la resolución de problemas, la planificación de tareas, la organización temporal de la conducta, la atención y la regulación del comportamiento, las emociones y la personalidad.
  • Además, hablar un segundo idioma ayuda a mejorar la salud mental y a prevenir enfermedades. Son muchas las investigaciones, como las realizadas por la Universidad de Ghent y la Universidad de Edimburgo, las que afirman que hablar un segundo idioma podría ser un factor protector frente a la enfermedad de Alzheimer, al retrasar el envejecimiento cognitivo y contribuir a la reserva cognitiva. Al parecer, la gimnasia mental de aprender y poner en práctica un segundo idioma contribuye al concepto de reserva cognitiva, es decir, a igualdad de daño cerebral en una demencia, las personas bilingües presentan menos síntomas que las personas monolingües.
  • Capacidad multitarea. El cerebro de una persona bilingüe funciona como un semáforo. Cuando tiene que elegir una palabra, da luz verde al idioma que está usando y frena con una luz roja el término del que no necesita. Este proceso natural de selección, que hace centenares de veces al día, es como una gimnasia involuntaria que mejora su materia gris. Esto no significa que las personas bilingües sean más inteligentes, ni que aprendan mejor. Sin embargo, diversos estudios han puesto de manifiesto que son personas “multitarea”, es decir, capaces de procesar varias tareas al mismo tiempo y despreciar rápidamente la información irrelevante que percibe su cerebro.

Durante años se ha mantenido el mito que afirmaba que aprender dos idiomas diferentes podía crear confusión en el cerebro del niño, se temía que el ser bilingüe pudiera perjudicar la lengua materna e incluso interferir en el aprendizaje de otras materias. Hoy en día sabemos que no es así en absoluto y este mito ha quedado obsoleto al haber sido rebatido por multitud de estudios científicos.

¿Eres bilingüe? ¿Te ha surgido alguna duda al leer el artículo o te gustaría compartir con nosotros tu opinión o tu experiencia? ¡Nos encantaría poder recibir vuestros comentarios y entablar un debate referente a lo tratado en este artículo!

 

Dejar un comentario

Tu email no será publicado.