Hoy es un día perfecto para ser feliz. No dejes que este día transcurra sin haber exprimido y disfrutado hasta el último minuto, no permitas que se convierta en un día más. Hay personas que viven muchos años y a su vez, hay personas que han vivido muchas veces el mismo año, a mí me gustaría pertenecer al primer grupo de personas, ¿y a ti?

En esta entrada de Blog  te proponemos 10 ideas que para hacer que el día de hoy se convierta en un día inolvidable:

  1. Haz algo completamente nuevo.

No permitas que todos los días sean iguales. Atrévete a hacer algo nuevo. Hay tantas alternativas para pasarlo bien que no siempre tenemos que conformarnos con hacer las mismas cosas. ¿Por qué no hacer hoy algo nuevo? No tiene por qué ser algo radicalmente distinto a lo que sueles hacer, ya que no todo el mundo se puede permitir innovar demasiado en su día a día, pero simplemente puedes probar otro tipo de comida al que estás acostumbrado, ir a algún bar que sea distinto al que normalmente frecuentas, involucrarte en actividades que desconozcas y que nunca hayas experimentado, etc. ¡Intenta reunir el mayor número de experiencias nuevas que puedas a lo largo de tu vida!

No todo en esta vida se puede planear. Muchas de las grandes oportunidades que tendrás, aparecerán en tu puerta cuando menos te las esperes. Sé más flexible y espontáneo.

Aprende una nueva habilidad. Crea. Construye algo de la nada, no importa lo pequeño que sea. Ve mucho más allá de lo que nunca hayas ido. ¡No tienes límites!

  1. Trabaja en algo que sea importante para ti.

Empieza un proyecto que tenga un gran valor personal. Pon en marcha algo que lleves queriendo hacer desde hace tiempo. La vida es demasiado corta para seguir posponiendo tus metas. Hoy es el día perfecto para pasar a la acción. ¡No esperes a que las condiciones sean idóneas para empezar, empezar hará que las condiciones sean idóneas!

  1. Disfruta al máximo del mundo real.

Las grandes experiencias vitales pasarán a ser recuerdos que jamás olvidarás. Por eso, ahora es un momento perfecto para apagar la televisión, el ordenador y salir fuera a vivir grandes aventuras. Interacciona con el mundo, disfruta de la naturaleza, presta atención a los pequeños placeres cotidianos, y observa como la vida se abre camino frente a tus ojos.

  1. Sonríe y apuesta por el optimismo.

Las cosas que nos pasan en la vida, no son buenas ni malas por sí mismas. Todo depende de la perspectiva con la que se miren. No hay nada bueno o malo, somos nosotros los que categorizamos aquello que nos rodea como bueno o malo. No te preocupes por el desenlace. Al final todo se reduce a que o bien tienes éxito o bien aprendes una lección. Así que, no pierdas nunca esa actitud positiva, agradece los buenos resultados y aprende de tus errores.

  1. Echa una mano a alguien que lo necesite.

Si hay algo de lo que puedes estar seguro, es de que sin duda recogerás aquello que siembres. Si haces un impacto positivo en la vida de otra persona, también estarás haciendo un impacto positivo en la tuya. Haz algo que provoque que otra persona sea más feliz o sufra menos. Este acto de se convertirá en una experiencia enormemente gratificante.

  1. Concéntrate en hacer menos cosas, pero de mejor calidad.

Echa el freno. Deja de funcionar en tu día a día como si estuvieras en modo “piloto automático”. Para y piensa un momento en todo aquello que estás haciendo. No pierdas el tiempo con tareas superficiales o poco importantes. En su lugar, concéntrate en hacer unas pocas cosas que puedan dar grandes resultados. Empieza desde ya a dar prioridad a lo más valioso. Cultiva tu presencia en el mundo.

  1. Actúa como si hoy ya fuera un gran día.

Si finges que el día de hoy está siendo increíble, ten por seguro que al final lo será. Hay muchos estudios que lo demuestran. Puede que pienses que para actuar de una forma, antes necesitas sentirte así, pero la verdad, es que muchas veces ocurre al revés. Con frecuencia, empezamos a sentirnos felices porque actuamos de forma feliz. Una actitud positiva siempre trae consigo experiencias fabulosas. William James se planteó la siguiente cuestión: “¿reímos porque estamos contentos o estamos contentos porque reímos?” ¡Gran reflexión!

  1. Sé auténtico.

Sé fiel a ti mismo. Como dijo una vez Judy Garland, “Procura ser siempre la mejor versión de ti mismo, no una versión mediocre de otra persona”. Eres una persona única y especial, no te compares, simplemente compórtate en consonancia con tus pensamientos y tus emociones. ¡Fluye!

  1. Perdona a alguien y conecta de nuevo con él.

Las emociones son necesarias, sin embargo, permanecer anclados en una emoción negativa es totalmente inútil. Si hay alguna persona importante en tu vida hacia la que tienes rencor, odio o resentimiento, es momento de pasar página.

Te animamos a que des un paso hacia delante e intentes hablar y provocar un acercamiento con esa persona, nada es tan terrible para que dos personas que se aprecian y quieren tengan que permanecer eternamente distanciadas.

Si consideras que no es posible que se produzca un entendimiento, lo único que puedes hacer es aceptar la situación e intentar hacer que los sentimientos negativos, que te suscita esa persona, empiecen a ser menos intensos. ¡Quítale dramatismo a la situación!

Todas las personas nos equivocamos y fallamos, incluso tú, es importante que seas compasiv@ y empátic@ con la persona que te provocan sentimientos negativos. Seguramente así podrás llegar a entender o al menos aceptar a esa persona.

  1. Presta atención plena al momento presente.

Las personas más felices son aquellas que permanecen ancladas al momento presente. Lo que te proponemos en esta entrada de Blog es que disfrutes de lo que experimentas en el presente mientras lo estás experimentando. Parece que es un concepto muy redundante, pero no es así. Muchas veces nuestro cuerpo está en el presente pero nuestra mente está en el pasado o en futuro. Es importante dirigir toda nuestra atención al presente y sólo así pasaremos por esta vida pisando fuerte. El ahora es lo único que existe, el pasado y el futuro son inexistentes. Además, sobre el presente sí podemos actuar, tenemos en nuestras manos la posibilidad de hacer de hoy un día inolvidable.

Tu turno.

¿Hay alguna nueva idea que consideras que nos ha faltado añadir a esta lista? Si piensas que podríamos incluir algún punto más a esta lista, te animamos a que escribas un comentario y compartas tu opinión con nosotros y con los lectores de este Blog.